3 Poemas eróticos de Rosario Valcárcel


25 de Abril de 2013.

3 Poemas eróticos de Rosario Valcárcel.

Por Luis León Barreto

Rosario Valcárcel, a la que se le puede considerar pionera de la literatura erótica en las islas, nació en Las Palmas de Gran Canaria. Ejerció como profesora de EGB en Lengua Española e Inglés. Su nacimiento en Las Canteras influyó en su primer libro, La Peña de La Vieja y otros relatos , un homenaje al mar de la infancia según Justo Jorge Padrón, Anroart; Del amor y las pasiones, Anroat, 14 relatos repletos de sensualidad, presentado por el catedrático de la ULPG Dan Munteanu; El séptimo cielo, Anroart (según la profesora Carmen Márquez son 13 relatos con técnica cinematográfica sobre la complejidad del amor), Las máscaras de Afrodita (se nutre del amor y del deseo, la caducidad del tiempo, la fugacidad de la vida, según Sabas Martín); Sexo, corazón y vida, (la autora domina la liturgia del sexo, dijo Elsa López) y Moby Dick en Las Canteras Beach, Anroart (sobre el rodaje en Gran Canaria de la célebre película, con Gregory Peck y John Houston, en la Navidad de 1954-55).

CUANDO HACEMOS EL AMOR DE MADRUGADA,

el frío se consume y la habitación en llamas

jadea como el bramido de un volcán

que emana recuerdos amarillentos,

esculpe corazones.

Aleja la muerte.

Cuando nos abrazamos en la penumbra

tu aliento se pliega con el mío, el sabor

de alisios libertinos agita el placer,

se derriten las penas y los rencores.

Se olvida todo.

Cuando me estrechas y te estrechas,

los espíritus diabólicos se disfrazan,

escucho mi zambullida, las corrientes

dormitadas. Vuelve la calma.

Se olvida todo.

MOSTRÉ EL ÚLTIMO SECRETO

a tu mirada inquieta.

Los poros de mi gruta se abren

como una fuente de miel

pegajosa y letal.

Hálito suave, destilan las ingles.

Fascinada viajas a mi sexo,

a mi reino profundo.

El adiós, ya se sabe, es trago amargo.

Querías ser halcón de certero pico,

excavar hasta el fondo,

rasgar mis sueños.

Todo esto pasará, dijiste,

por eso retornas allí,

al origen, al mar desgreñado,

a la profunda matriz

donde se unen las corrientes.

 Mis senos con tus senos,

mis labios con tus labios,

la catarata se precipitó

como si fueras mía.

El edredón nos libró del frío,

y, como si un destino acechara al otro,

al mismo tiempo nos amamos.

Nadie me había besado como tú.

No seas celosa –te dije,

pues tal vez siga volando

de aquí a la aurora.

El sol nos transformó

en cariátides.

En la misma columna,

un solo cuerpo,

los mismos sentimientos.

MIS PIERNAS PALPITAN

prisioneras, pugnan por abrirse.

Quiero alzarme sobre el mar que hierve,

emerger en tu humo de fuego,

explorar los abismos de tu lecho.

Quiero la vibración de tu aliento,

fundirme en tu fragua,

moldearme en tu oleaje.

Mis piernas palpitan,

palpitan en otro cuerpo sin sosiego,

enajenan mi razón, gritan de escalofríos.

Ansiosa quiero vivir con el huracán,

romper con las manías de Satanás.

 (De Las máscaras de Afrodita, Ediciones Idea)

 
[aside] [box bg="#ff6600 " color="#fffff"]

Opinión

Luis León Barreto

Ver ficha completa>>

[/box] [/aside]
Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos