Al límite con Delirium. La punta del iceberg


29 de Octubre de 2012.

Al límite con Delirium.

Una vez más, Delirium Teatro lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a sorprender al público, y esta vez con un “thriller” fabulosamente interpretado por seis actores que han sabido articular a la perfección el texto del palmero Antonio Tabares, ganador del premio de teatro Tirso de Molina 2011. Muchas personas del público que llenó la sala del Auditorio Capitol de Tacoronte sintieron agobio, ansiedad, desesperación e impotencia, al verse reflejadas en las situaciones límite que plantea “La punta del iceberg” en una oficina cualquiera, que si bien algunos no viven en persona, sí que las han presenciado o se las han narrado.

El jefe “cabrón”, la secretaria “sufrida”, el adicto a las “sustancias”, el camarero amargado de la vida, el sindicalista caradura… Todos ellos encabezados por la gran actriz Soraya del Rosario, que en el papel de Sofía Cuevas, una investigadora que envían a una planta a investigar tres suicidios, está sobre las tablas en todo momento ofreciendo una grandísima actuación, llena de fuerza y vulnerabilidad, que dejó al público estupefacto hasta el final.

Pero ello no desmerece en absoluto el resto del nivel interpretativo de los cinco actores que se subieron anoche a las tablas. Así, Severiano García, director de Delirium, hizo de jefe con seguridad y toques de comicidad aislados, mientras que Vicente Ayala, el sindicalista, supo dar a su personaje de sindicalista el toque justo entre la chulería y la caradura para hacer reír al público, pero no lo suficiente para revelar su lado más canalla. Mientras, José Manuel Segado, en su papel de camarero a punto de jubilarse, realizó una gran actuación como un “viejo” amargado cuyos sueños se habían quedado en algún lugar de su camino. César Yanes, en el papel de programador histérico y obsesivo, lo bordó también con una interpretación controlada y muy real. Mención aparte merece la actuación de Lioba Herrera, en su papel de secretaria, que realmente logró meterse al público en el bolsillo en las ocasiones que salió al escenario. Comedida, triste, llorosa… su cara lo decía todo…

Mención aparte merece el texto del genial dramaturgo palmero Antonio Tabares, quien no quiso dar ninguna respuesta con su última pieza, sino plantear preguntas al público. Así, cada personaje iba exponiendo sus situaciones particulares en un ambiente tenso y agobiante, para que el espectador empatizara con los personajes, sintiéndose identificado o identificada.

Representación de La punta del iceberg en el Auditorio Capitol de Tacoronte

La música y el diseño de iluminación también contribuyeron a crear el ambiente agobiante y de ansiedad que, desde un principio, perseguía la compañía. Desde el primer momento sabían que montar esta obra iba a ser un reto complicado, máxime en los tiempos que corren, pero Severiano García y Soraya del Rosario decidieron tirarse a la piscina y eligieron esta arriesgada propuesta que llenó las dos noches de estreno en el Auditorio Capitol de Tacoronte, demostrando, como reza el texto para el programa de mano escrito por Antonio Tabares, que la cultura, la creatividad y la ilusión “están vivas”.

Por Marga Marrero

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos