Celso Albelo con su Arturo convierte Bilbao en la capital mundial de la lírica


7 de abril de 2014.

Celso Albelo con su Arturo convierte Bilbao en la capital mundial de la lírica.

“I Puritani” de Bellini. Palacio Euskalduna de Bilbao, 5 de abril de 2014.

La asociación ABAO-OLBE (Amigos de la Opera de Bilbao) dentro de la programación de su brillante temporada reponía 19 años después en el Palacio Euskalduna la Ópera de Bellini “I Puritani” con un reparto de lujo donde destacaba la presencia del tenor canario Celso Albelo en el rol de Arturo Talbo.

La producción de los Amigos de la Ópera de A Coruña contaba en la Dirección Escénica con Alfonso Romero, que sitúa la acción en una trinchera y un hospital de campaña de la I Guerra Mundial. Resultó creíble y me gustó demostrando que con poco presupuesto se pueden hacer grandes cosas sobre todo si se cuenta con un magnífico trabajo de iluminación que en esta ocasión corrió a cargo de Eduardo Bravo.

- En la Dirección Musical el maestro José Miguel Pérez Sierra al frente de la Sinfónica de Navarra; demostró tener un gran sentido de la melodía y facilitó durante toda la noche la labor de los cantantes templando con su batuta al coro y a la orquesta en los pasajes más comprometidos evitando que estos pudieran llegar a tapar las voces solistas.

- En el papel de Sir Riccardo Forth el barítono italiano Gabriele Viviani, que pudo acusar los nervios de su debut en Bilbao ya que su voz no corrió como la de sus compañeros de reparto por el gigantesco coliseo de Euskalduna.

- Como Sir Giorgio Valton destacó el bajo-barítono menorquín Simón Orfila, que exhibió una potencia de voz impresionante y una seguridad pasmosa en las notas altas siendo muy aplaudido por el público al terminar la representación. Su interpretación del “Cinta di fiori” fue excelente y en el famoso duo “Suoni la trompa” con el que culmina el segundo acto, proyectó su voz de tal manera que logró emocionar a los espectadores. ¡Qué voz tan grande! Sin lugar a dudas es un valor seguro y en alza que debe estar presente en los grandes teatros durante las próximas temporadas.

- En el difícil rol de Elvira la soprano rumana Elena Mosuc que se consagró en Bilbao como la reina de los pianissimos. Poseé un fraseo puro, su timbre es homogéneo y cuenta con una voz que es todo melodía y resulta ideal para interpretar a Bellini como demostró en el aria “Ah si, son vergin vezzosa” del primer acto, que impregnó de bellísimas coloraturas. En la posterior “Oh, vieni al tempio” enamoró al público al parar el tiempo con sus interminables pianissimos demostrando ser una de las cantantes más importantes de su generación en el repertorio romántico belcantista. En el segundo acto dotó de una gran intensidad dramática al personaje cuando interpretó el aria “Qui la voce… vien, diletto e inciel la luna” para culminar su actuación con un tercer acto de ensueño donde destacaron los dificilísimos dúos junto al tenor que llegaron a entusiasmar a los espectadores.

- En el casi imposible rol de Arturo el tenor canario Celso Albelo, sin duda alguna el mejor tenor lírico que hemos escuchado en años. Posee una línea de canto muy depurada y un fraseo elegante y expresivo que unidos a su gran madurez técnica le hacen ser un tenor único en su repertorio ya que cuenta con unos agudos de otra galaxia. Es increíble como proyecta y corre su potente voz en el gigantesco y poco agradecido Palacio Euskalduna. En el “A te o cara” del primer acto estuvo brillante haciendo alarde de una voz muy potente, con cuerpo y homogénea a lo que se une un timbre vibrante y atractivo. Regaló un tercer acto para enmarcar dando una lección magistral de lo que es el belcanto puro al interpretar el primer aria donde además estuvo muy convincente en la parte dramática, haciendo un nuevo alarde de su excelente técnica, buen fraseo y de una voz muy bella que tiene una gran proyección. Luego llegó el duo “Vieni, fra queste braccia” el momento más sublime de la noche: en el Centenario de la I Guerra Mundial Elena Mosuc (la reina de los pianissimos) y Celso Albelo ( el rey del sobreagudo) ofrecieron una guerra vocal que culminó con inmensas ovaciones del público y reiteradas peticiones de un bis que no se produjo. La nota final con la que culminaron el duo quedará para siempre en la memoria de los grandes aficionados ya que, vocalmente hablando, para mi ha sido uno de los momentos más emocionantes que jamás he vivido en un teatro y que hacen de este, un acto para el recuerdo. Luego llegó el turno de el “credeasi misera” de máxima exigencia que el tenor tinerfeño interpretó brillantemente aunque en esta ocasión sin el Fa sobreagudo que otras veces ha llegado a dar. En este punto, me gustaría destacar la entrega total de Albelo en todas sus intervenciones a plena voz y sin escatimar una sola nota, unidos a la exigencia sobrehumana de este tercer acto en el que el tenor tiene que darlo todo durante 45 minutos en los que tiene que estar todo el tiempo con la voz muy arriba en un marco tan exigente como es el Euskalduna, lo que provoca el consecuente cansancio y desgaste ya que apenas hay pausas para recuperarse. De agradecer es su gesto de coraje y entrega total a la hora de regalar un último agudo final (muy por encima del coro y la orquesta) junto a la soprano rumana que resultó eterno y solo fue interrumpido por la caída del telón.

En definitiva una noche histórica la que ofreció ABAO-OLBE que consolidó a Elena Mosuc y a Celso Albelo como una de las grandes parejas del belcanto y que hizo de Bilbao el centro operístico mundial. Después de décadas Celso Albelo, el mejor tenor lírico del mundo, con su majestuosa actuación de anoche por fin cerró el último vértice del “Triángulo Arturo Talbot” que formaban Giovanni Battista Rubini (tenor que estreno el difícil rol en 1835) y el gran Alfredo Kraus.

JOSE NOGUEIRA. BILBAO

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos