El arte de Pepe Dámaso y la batuta de Isabel Costes se funden en un espectáculo único en Canarias ‘El Amor Brujo’


  • NUEVA FECHA. Sábado 28 de junio de 2014 a las 20:30 horas en el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria. Entradas ya a la venta en www.entradas.com
  • Domingo 4 de mayo de 2014 a las 20:00 horas en el Auditorio de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife.

El arte de Pepe Dámaso y la batuta de Isabel Costes se funden en un espectáculo único.

‘El Amor Brujo 1915. Una mirada desde el Siglo XXI: de Néstor a Pepe Dámaso’

La prodigiosa batuta de la maestra Isabel Costes [ver entrevista], el inigualable genio de Pepe Dámaso y el prestigio del director de escena Nacho Cabrera, dan vida a Manuel de Falla en el centenario de la primera versión de El Amor Brujo, en un espectáculo único y sorprendentemente transgresor.

El 15 de abril de 1915 se estrenó la primera versión de El Amor Brujo, espectáculo ideado para poner de manifiesto las cualidades de la gran Pastora Imperio como cantaora, actriz y bailaora. El autor de la música y el director musical era Manuel de Falla, los textos de María de la O Lejárraga, la dirección de escena Gregorio Martínez Sierra y la escenografía de Néstor Martín Fernández de la Torre.

Decía Falla: “Hemos hecho una obra rara, nueva de la que desconocemos el efecto que pueda producir en el público, pero que hemos sentido”. Hoy, casi cien años después, queremos contribuir a la novedad y dar continuidad a la transgresión que impulsaron sus creadores. Artistas de diferentes ámbitos, se reúnen en el siglo XXI, para reflexionar y reinterpretar una obra que, creada a principios del siglo XX, mantiene intacto su interés: una música que no ha perdido vigencia y una escenografía que, desde una perspectiva actual, bebe de las fuentes de aquella creada para el estreno; y un texto que canta al amor y a la muerte, como principio de la vida.

La presentación del espectáculo El Amor Brujo 1915. Una mirada desde el Siglo XXI: de Néstor a Pepe Dámaso, responde a una necesidad de ofrecer toda la dimensión y entidad artística que contiene la obra de Manuel de Falla. Así, la dirección artística ha diseñado un formato hasta ahora inédito que consiste en llevar a cabo una parte previa y original, con guión de la dramaturga Isabel Delgado, que pone en situación al público, evitando así la recurrente costumbre de completar un programa con otras obras que pudieran restar el protagonismo que El Amor Brujo merece. Esta parte previa, con identidad propia y construcción puramente teatral, acerca el mundo del compositor Manuel de Falla y el mundo actual del artista Pepe Dámaso, heredero conceptual de Néstor, primer escenógrafo de la obra, mediante un paralelismo que va más allá de una mera confrontación entre ambos personajes. En definitiva, se pretende sumergir al público en el “universo Falla” y en el contexto de El Amor Brujo, que en la segunda parte del espectáculo actúa como motor y fuente de una visión actual, a la vez que fiel a los criterios que impulsaron su creación.

Por otra parte, durante el presente siglo no ha habido ninguna representación que evoque la puesta en escena de la primera versión tal como la concibieron sus creadores: un trabajo coral compuesto por cuatro personajes, Candela, el gitano, la gitana vieja y la gitanilla, una orquesta de tan solo quince músicos y una escenografía.

En esta ocasión, se cumple estrictamente con el mismo diseño con una particularidad. El papel de Candela adquiere una doble dimensión. Por una parte la mejor cantaora de flamenco del momento, Mayte Martín, de reconocido prestigio e impecable trayectoria, asumirá la parte cantada, mientras que Lorena Matute, actriz canaria de gran proyección nacional e internacional, encarnará a la Candela que recita los textos y baila las danzas. Completan el reparto Daniel Tapia, en el rol del Gitano,y Pilar Rey interpretando a la Gitana vieja, además de estar al frente del movimiento coreográfico. Todos ellos bajo la dirección escénica de Nacho Cabrera.

La escenografía actual, creada por el artista plástico Pepe Dámaso, parte de una pequeña calavera que Néstor colocó en la esquina izquierda de la escenografía correspondiente al segundo cuadro, en 1915. Dámaso, en 2014, plantea una reinterpretación del objeto y coloca todo El Amor Brujo dentro de una calavera de más de ocho metros de altura, en cuyas cavidades oculares y base de la misma, se desarrolla toda la trama de la obra.

En cuanto a la orquesta, Falla tuvo que limitarse a una formación de 15 músicos por cuestiones de espacio en el foso del teatro. Aún así dotó a la obra del mayor grado de sonoridades y expresión que le permitió la plantilla. No obstante, era consciente de haber puesto en su punto, concentrando con pureza y una eficacia admirable, todos los recursos sonoros de los que, gracias a su imaginación y su metier en París, había llegado a ser maestro. La formación orquestal designada para la ocasión es la Orquesta del Atlántico, en formación de cámara, bajo la batuta de la directora Isabel Costes, quien, además, es directora artística del espectáculo.

  • Candela 1: Mayte Martín (cantaora)
  • Candela 2: Lorena Matute (actriz y bailarina)
  • Gitano: Daniel Tapia (actor)
  • Gitana vieja: Pilar Rey (actriz)
  • Manuel de Falla: Antonio Abdo (actor)
  • Pepe Dámaso: él mismo

Orquesta: Orquesta del Atlántico –formación de cámara-

Dirección musical y artística: Isabel Costes

Dirección de escena: Nacho Cabrera

Escenografía: Pepe Dámaso

Dramaturgia: Isabel Delgado

Coreografía: Pilar Rey

Figurines: Pepe Dámaso

 

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos