El ciclo “Cine de una isla de verano” visita el municipio de Santa Lucía


Del 11 al 13 de Septiembre de 2013.

A las 21:00 horas en el Parque de los Algodoneros (junto al Centro Comercial de la Avenida de Canarias). Santa Lucía.

El ciclo “Cine de una isla de verano” visita el municipio de Santa Lucía.

Organizado por la Consejería de Presidencia, Cultura y Nuevas Tecnologías del Cabildo, a través de Gran Canaria Espacio Digital, el ciclo “Cine de una isla de verano” afronta en Santa Lucía el principio de la recta final de su edición de 2013.

El Parque de los Algodoneros, junto al Centro Comercial de la Avenida de Canarias, será el escenario en el que se proyectarán, siempre a partir de las 21.00 horas y con entrada libre, las películas “La vida de Pi”, de Ang Lee (día 11), “La invención de Hugo”, de Martin Scorsese (día 12) y “Reality” (día 13).

La nueva edición de “Cine de una isla de verano” ha formado parte del amplio programa cultural, en gran parte ideado para el público infantil y juvenil, que la Corporación diseñó para las fechas estivales. La mencionada actividad cinematográfica, que han disfrutado durante tres meses cientos de personas, ha recorrido desde junio espacios y centros culturales de los municipios de Artenara, San Mateo, Firgas, San Bartolomé de Tirajana, Valleseco, Santa María de Guía, Moya, Valsequillo, Ingenio, Agaete, Agüimes, Tejeda, Arucas y Gáldar. Tras Santa Lucía, la actividad concluirá en Teror y Mogán.

OBRAS MAESTRAS.

“La vida de Pi”.

“La vida de Pi”.

Basada en la novela homónima de aventuras del francés Yann Martell, el filme de Ang Lee “La vida de Pi” narra la odisea vital de un náufrago y un tigre de bengala, que tras un naufragio quedan en medio del océano Pacífico a la deriva en un bote salvavidas. El joven hindú Pi, hijo de un guarda de zoo que viajaba con su familia de la India a Canadá en el barco que naufraga, se ve obligado a mantener con la fiera una emocionante, increíble e inesperada relación. De una arrolladora potencia visual, la película concentra toda su carga significativa –es a la vez relato de iniciación, meditación sobre la naturaleza y el sentido de la fe y ejercicio autorreflexivo acerca de las limitaciones de la narratividad– en el persistente intento de un hombre de reconciliar sus tendencias espirituales con una comprensión de la condición inherentemente caótica tanto de la Naturaleza como de su propia condición. La película obtuvo en los últimos Oscar cuatro estatuillas a la Mejor Dirección, Fotografía, Banda sonora y Efectos visuales.

 “La invención de Hugo” .

“La invención de Hugo” .

Adaptación de la novela con ilustraciones de Brian Selznick, “La invención de Hugo” marca la primera incursión de Scorsese en el cine familiar. La película está ambientada en el París de los años 30, donde entre los muros de una ajetreada estación de trenes vive Hugo, un niño huérfano, relojero y ladrón. Nadie sabe de su existencia hasta que lo descubre una excéntrica niña junto a la que vivirá una increíble aventura. Técnicamente impecable, de un virtuoso e infinito cariño por la representación de las ilusiones, esta fábula contada desde las mismas entrañas del cine conmueve mecida por una bella banda sonora de Howard Shore, refrendada por los naturalísimos sentimientos que despiertan en los rostros de Asa Butterfield, Chloë Grace Moretz o en un memorable Ben Kingsley. Fue nominada a once premios Oscar en 2012 (de hecho, fue la película con más nominaciones a los Premios de la Academia ese año).

“Reality”

“Reality”

Finalmente, se proyecta la película “Reality”, de Matteo Garrone. Esta comedia agridulce narra la historia de Luciano, un pescadero napolitano que complementa sus modestos ingresos con pequeños timos en los que colabora su mujer. Personaje extrovertido y simpático que no pierde ocasión de divertir con sus actuaciones a sus clientes y familiares, un día, éstos lo convencen para que se presente a las pruebas del programa “Gran Hermano”. Dentro de ese mundo, la percepción de la realidad por parte de Luciano empieza a cambiar. Aunque la historia que narra es muy triste y grotesca, la convicción del protagonista de que su realización vital y social solo será plena si consigue hacerse famoso a través de esa abominable telerrealidad protagonizada por frikis, la mirada del director sobre las costumbres, los rituales y la gritona convivencia en esa castiza barriada de Nápoles posee vitalidad, comprensión, humor, cariño y piedad.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos