El Maestro Zubin Mehta regresa al Festival de Canarias al frente de la Orquesta de Valencia


Los días 13 y 14  de Febrero de 2012.

Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife.

El Maestro Zubin Mehta regresa al Festival de Canarias al frente de la Orquesta de Valencia.

  • Interpretarán la Octava Sinfonía de Bruckner, conocida también como Sinfonía «del Destino», considerada como la culminación de la sinfonía romántica
  • Los conciertos se celebrarán el lunes, 13 de febrero en el Auditorio Alfredo Kraus y el martes 14, en el Auditorio de Tenerife
  • Zubin Mehta ofrecerá una conferencia informativa el lunes 13, a las 12.00 horas, en el hotel Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria
  • El compositor Hugo Wolf escribió: «esta sinfonía es la creación de un Titán, en inmensidad espiritual, fertilidad de ideas y grandiosidad, incluso sobrepasa sus otras sinfonías.»

El Maestro Zubin Mehta regresa al Festival de Música de Canarias, en esta ocasión para dirigir la Octava Sinfonía de Anton Bruckner, al frente de la Orquesta de la Comunidad Valenciana, conjunto titular del Palau de les Arts Reina Sofía, integrada por músicos internacionales personalmente seleccionados por su director musical fundador, Lorin Maazel, quien ha liderado la formación entre 2006 y 2011.

Zubin Mehta ofrecerá una rueda de prensa el próximo lunes, 13 de febrero, a las 12.00 horas, en el hotel Santa Catalina de la capital grancanaria.

Los conciertos programados por la 28 edición del Certamen se celebrarán los próximos días 13 y 14 de febrero, en el Auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria y el Auditorio de Tenerife ‘Adán Martín’, respectivamente. Una sesión musical en la que el público podrá disfrutar con la interpretación de la última de las sinfonías terminadas por Bruckner, conocida también como Sinfonía «del Destino» y considerada como la culminación de la sinfonía romántica.

La OCV, galvanizada por Maazel, se ha situado entre los conjuntos más prometedores del panorama internacional, siendo elogiada por público y crítica como “una de las mejores orquestas surgidas en los últimos años”. Al acercarnos al mundo bruckneriano, el crítico José Miguel Mederos, autor del programa de mano de este concierto, cuestiona por qué “numerosos aficionados y personas con preparación musical no aceptan la música de este compositor. Realmente no encontramos una respuesta convincente, aunque ello no cambia la realidad: estamos ante uno de los más importantes sinfonistas del siglo XIX”.

Bruckner compone once sinfonías, pero él sólo numera las nueve últimas, considerando las dos primeras como de estudio o escolares. Para los investigadores y para los aficionados, supone que el compositor ha dejado abierto un abanico de treinta versiones originales de esas nueve sinfonías. En este sentido Mederos explica que “con ello, el Bruckner que se oyó antes de los trabajos de Haas o Novack, tenía poco que ver con lo que hizo el compositor. Pero, en medio de todos estos desatinos, Bruckner tuvo la buena ocurrencia de donar sus manuscritos a Biblioteca de la Corte (Biblioteca Nacional). El estudio de estos y su comparación con las primeras ediciones han servido para comprobar los sustanciales cambios que se introdujeron”.

La versión editada por Novack en 1955 es, posiblemente, la más grabada en la actualidad, junto a la de Haas. El maestro Zubin Mehta ha registrado esta versión al menos con: Bavarian State Orchestra, Concertgebouw Orchestra, Israel Philharmonic (SONY) y Los Angeles Philharmonic (DECCA).

Bruckner dedicó su Octava sinfonía al emperador Francisco José I, que aceptó la dedicatoria y sufragó el coste de impresión, apareciendo simultáneamente en Berlín y en Viena. La primera interpretación pública se la ofreció la Orquesta Filarmónica de Viena bajo la dirección de Hans Ritter en la Grossen Mussikvereinssaal de Viena el 8 de diciembre de 1892. Fue un triunfo como nunca había disfrutado Bruckner. El compositor Hugo Wolf escribió: «esta sinfonía es la creación de un Titán, en inmensidad espiritual, fertilidad de ideas y grandiosidad, incluso sobrepasa sus otras sinfonías.»

Zubin Mehta
Zubin Mehta nació en Bombay en 1936. Recibió las primeras clases de música de su padre, Mehli Mehta, destacado violinista de conciertos y fundador de la Orquesta Sinfónica de Bombay. Después de cursar estudios de medicina durante un breve periodo en Bombay se trasladó a Viena en 1954, donde estudió dirección musical de Hans Swarowsky en la Akademie für Musik. En 1958 ganó el Concurso Internacional de Dirección de Orquesta de Liverpool y también el de la Academia de Verano de Tanglewood. En 1961 ya había dirigido las orquestas filarmónicas de Viena, Berlín e Israel. Pronto celebrará el 50 aniversario de colaboración musical con estas tres formaciones.

Zubin Mehta fue director musical de la Orquesta Sinfónica de Montreal entre 1961 y 1967 y también asumió la dirección musical de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles en 1962, puesto que mantuvo hasta 1978. En 1969, fue nombrado asesor musical de la Orquesta Filarmónica de Israel y en 1977 aceptó el cargo de director musical en la misma orquesta. En 1981, la Orquesta Filarmónica de Israel lo nombró director musical vitalicio.
Ha dirigido más de tres mil conciertos con esta extraordinaria formación, con giras en los cinco continentes. En 1978 asumió el puesto de Director Musical de la Filarmónica de Nueva York, cargo que desempeñó durante trece años, el más largo en la historia de la orquesta. Desde 1985 es Primer Director de la Orquesta del Maggio Musicale Fiorentino.

En octubre de 2006, inauguró el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia y, desde entonces, es el Presidente de su festival anual, el Festival del Mediterrani, en el que ha dirigido El anillo de los nibelungos, Carmen, Salome, Fidelio y Turandot.

La lista de premios y galardones que ha recibido Zubin Mehta es muy extensa e incluye el “Nikisch-Ring”, que le fue legado por Karl Böhm. Es ciudadano honorario de las ciudades de Florencia y Tel Aviv y fue nombrado miembro honorario de la Ópera Estatal de Viena en 1997, de la Ópera Estatal de Baviera (Múnich). en 2006 y de la Sociedad de Amigos de la Música de Viena en 2007. El título de Director Honorario le ha sido concedido por las siguientes orquestas: Filarmónica de Viena (2001), Filarmónica de Múnich (2004), Filarmónica de Los Ángeles (2006), Teatro del Maggio Musicale Fiorentino (2006) y la Orquesta Estatal de Baviera (2006). En 2008 fue galardonado por la familia imperial japonesa con el “Praemium Imperiale”. En marzo de 2011, recibió una distinción especial: tener una estrella en Hollywood Boulevard.

Zubin Mehta continúa fomentando el descubrimiento y apoyo de talentos musicales en todo el mundo. Junto con su hermano Zarin preside la Fundación de Música “Mehli Mehta” en Bombay, donde más de 200 niños son educados en la música clásica occidental. La Escuela de Música “Buchmann-Mehta” de Tel Aviv desarrolla talentos jóvenes en Israel y está estrechamente vinculada a la Orquesta Filarmónica de Israel. Se trata de un nuevo proyecto para enseñar a los jóvenes árabes israelíes de las ciudades de Shwaram y Nazareth con profesores locales y miembros de la Orquesta Filarmónica de Israel.

Orquesta de la Comunitat
El cometido fundamental de la formación es atender el foso en la temporada operística del Palau de les Arts. Bajo la batuta de Lorin Maazel la orquesta ha pulido su técnica y se ha convertido en un conjunto versátil capaz de abordar partituras complejas y de muy diversos estilos. Desde la temporada 2011-2012 el maestro israelí Omer Meir Wellber es el director musical de la OCV, a la que ya ha dirigido con éxito en óperas como Aida, Eugene Onegin o L’elisir d’amore. El maestro Zubin Mehta, en su calidad de presidente del Festival del Mediterrani, mantiene también una estrecha vinculación con la OCV desde su creación, y la ha dirigido tanto en óperas (Fidelio, Turandot, El anillo de los nibelungos, Salome, Carmen y Tosca) como en conciertos.

Los dos ciclos de la muy celebrada Tetralogía de Wagner han consolidado el prestigio internacional de la joven, pero ya sólida orquesta. A su ductilidad para la ópera, añade, además, su brillante personalidad para afrontar ambiciosas partituras del repertorio sinfónico, como las Sinfonías núms. 2, 3 y 4 de Mahler, Requiem, de Verdi, Sinfonía fantástica de Berlioz, Misa Glagolítica de Janáček, Sinfonía “Heroica”, de Beethoven, Sinfonía del Nuevo Mundo, de Dvořák o La consagración de la primavera, de Stravinski. La presencia de otras grandes figuras de la dirección orquestal contemporánea, como Valeri Guerguiev, Gianandrea Noseda, Nicola Luisotti o Georges Prêtre, y su activa presencia en el mercado discográfico contribuyen a fijar a la Orquesta de la Comunidad Valenciana entre los proyectos sinfónicos más ejemplares y dinámicos de la actualidad

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos