El miedo y la diversión acampan en Tenerife


[wide]

[/wide]

22 de Noviembre de 2012.

El miedo y la diversión acampan en Tenerife.

El Circo de los Horrores, del terror a la risa.

Los mortales de Tenerife están en alerta ante la llegada de unas bestias infernales que han acampado en la Isla. Se trata del Circo de los Horrores, un show que se recrea en un antiguo cementerio gótico con gárgolas, calaveras y lápidas, que permanecerá del 22 de noviembre al 9 de diciembre en el aparcamiento del Parque Marítimo en la capital tinerfeña.

Creado por el gallego Suso Silva, Premio Nacional de Circo 2003, otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la mediación del Instituto de las Artes Escénicas y de la Música, el Circo de los Horrores nace con la idea de dar un giro a la imagen del circo que conocemos. Tal como explica a La Revista de Canarias el director de Ruta, Rafael González, este espectáculo contemporáneo va dirigido hacia un público más adulto aunque se permite la entrada a partir de los 12 años de edad.

“Esta producción pretende fusionar una nueva fórmula de espectáculo donde el terror es el hilo conductor del guión y que va de la mano de Nosferatu, el maestro de ceremonia”, comenta Rafael González quien añade que existe una veintena de artistas en escena –entre ellos Devora, la vampira; Grimo, el payaso asesino; las niñas poseídas; Bellcebu, el demonio guardián; y la monja carnicera- dando una velada tétrica a los asistentes.

El director de Ruta señala que este singular show mezcla circo, teatro y cabaret y en él se cuenta una historia mediante las técnicas circo y todo ello se hace interaccionando con el público a base de dosis de buen humor.

“Nosferatu”

Como anécdota recuerda la visita a una de las funciones de una anciana que se acercó al productor y le dijo “pasar miedo nunca fue tan divertido”, frase que ha acompañado a este circo desde entonces para promocionar cada uno de sus espectáculos.

Tras su presentación en Tenerife, este singular circo se trasladará hasta la isla de Gran Canaria y posteriormente dará inicio a una gira latinoamericana que les llevará a países como Colombia, Venezuela y Perú, además de recalar en la ciudad de Miami (Estados Unidos).

Un despliegue de humor y acrobacias terroríficas.

Acróbatas

Nada más entrar a la carpa del terror, los “muertos vivientes” deambulan entre los asistentes provocando los gritos y desesperación de éstos últimos. Una vez dentro, comienza el espectáculo, de dos horas de duración, donde Bellcebu, el demonio guardián del cementerio de los horrores, hace su entrada para dar paso al gran maestro de ceremonia, Nosferatu, interpretado por Enric Golmayo. Se trata de un calvo vampiro al que Murnau inmortalizó en su película homónima en 1922.

Enric Golmayo es “Nosferatu”, maestro de ceremonia.

Y así van apareciendo en escena Grimo, un payaso asesino que detrás de su cara amable esconde un negro corazón. Aunque su humor negro no llega a conectar del todo con el público si es cierto que abre la brecha para dar protagonismo a uno de los asistentes elegidos al azar. Es precisamente este anónimo, de nombre Borja, quien sin pensarlo entra a formar parte del guión de este show para el deleite del público restante. La vampira Débora, las niñas poseídas haciendo una demostración impecable de contorsionismo, la niña diabólica que nos hacía recordar las típicas películas chinas de terror o los espectaculares equilibrios mano a mano entre el verdugo y el reo en el patíbulo de la muerte, fueron sólo algunas de las actuaciones que se pudo disfrutar en esta primera función en Tenerife.

Las niñas poseídas hacen una demostración impecable de contorsionismo.

Ya en la segunda parte del espectáculo, entra en escena Enric Clown –interpretado también por Enric Golmayo-, el único mortal del circo de los horrores. Su humor gestual hace las delicias del público y comienza a interactuar con la gente de manera más simpática, para finalmente ser el objetivo de las bestias cuyo afán es llegar a convertirle en uno de ellos.

El Circo de los Horrores permanecerá durante las siguientes tres semanas con seis funciones semanales a precios que oscilan entre los 15 y 36 euros. Circo, teatro y cabaret. Una mezcla ambientada con música lúgubre y que pretende asustar y divertir a todo el que se atreva a presentarse en la carpa levantada en el aparcamiento del Parque Marítimo.

El Circo de los Horrores, del terror a la risa

por Aldo Tejera para LR Canarias.

 

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos