El tenor canario Celso Albelo se consagra en Bilbao como el mejor tenor lírico del momento


Por  Angélica Burgos. 

 Triunfo incontestable del canario en su debut como Gennaro en la Ópera “Lucrecia Borgia” de Donizetti.

El pasado jueves 27 de octubre, el tenor lagunero Celso Albelo ofreció una nueva lección magistral de belcanto donzettiano en un Palacio Euskalduna que se llenó para la ocasión.

Su debut en el rol de Gennaro tras sus últimos grandes éxitos en la capital vizcaína, con un “Elisir D´Amore” en el 2012 con bis histórico incluido y unos “I Puritani” en  2014 de antología, había despertado una gran expectación en Bilbao y el entendido público vasco estaba impaciente por disfrutar de una voz que ha triunfado en Viena y en el Metropolitan de Nueva York durante la pasada temporada.

La ABAO (Asociación Bilbaína Amigos de la Ópera) ha inaugurado su 65 Temporada de Ópera con la presencia de la soprano rumana Elena Mosuc y del tenor de la tierra Celso Albelo en la ópera de Donizetti “Lucrecia Borgia”, obra que no se representaba en Bilbao desde hacía 15 años. La versión que se ofrece estos días en Bilbao incluye el aria que el compositor de Bérgamo escribió para el tenor ruso Ivanov y que a la postre resultó uno de los momentos más sublimes de la historia del Euskalduna ya que Albelo simplemente la bordó.

Desde el aria “Di pescatore ignobile” cantada en medio del dúo del prólogo, pudimos apreciar a un Albelo pletórico de voz, lleno de musicalidad, con un bello timbre y una potencia inusual en el belcanto que llenó el inmenso Euskalduna y que llegó a emocionar al regalar algunos agudos al alcance de muy pocos. El final del dúo con Mosuc simplemente espectacular…

A las 22:05 hora peninsular llegó el momento mágico de la noche cuando el tenor de La Laguna afrontó el aria “T´amo quals´ ama un angelo” toda una lección de bel canto romántico dando muestras de una técnica depuradísima, un inmenso fiato, un gran legato, la voz siempre arriba y una elegancia en el canto que recordó mucho al gran maestro Alfredo Kraus.

En definitiva, toda una exhibición vocal por parte del cantante canario que culminó con la escena de la muerte “Madre, se ognor lontano”, donde brillaron especialmente unos inverosímiles pianissimos que llegaban a todos los rincones de un Euskalduna que vibró como casi nunca con la grandeza y la calidad de una voz.

Desde estas páginas queremos destacar el indubable acierto de ABAO y de su director artístico Cesidio Niño, al programar este histórico debut en el rol del tenor canario Celso Albelo, sin duda alguna el mejor tenor lírico del panorama operístico internacional.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos