Entrevista al joven violinista tinerfeño Adrián Linares Reyes


[wide]

Adrián Linares Reyes

Adrián Linares Reyes  (27 años. Violinista). Fotografía de Jeffrey Carl J.

[/wide]

14 de Julio de 2013.

Entrevista al joven violinista tinerfeño Adrián Linares Reyes.

“La música antigua transmite una serie de relatos e imágenes que son totalmente extrapolables a la época actual”

Por SG. Barrios

Nacido en el Puerto de la Cruz, el joven violinista tinerfeño es componente de la Orquesta Sinfónica de Galicia (OSG), una de las orquestas más prestigiosas dentro del actual panorama musical español. Es, además, miembro cofundador de El Afecto Ilustrado, un grupo de música antigua que pretende hacer un Barroco para todos los públicos.

¿Qué significado tiene para ti tocar en la Orquesta Sinfónica de Galicia?

Es un gran honor. Y por supuesto, un placer. La Orquesta Sinfónica de Galicia es, hoy por hoy, un grupo muy dinámico de gente que interpreta siempre con grandes dosis de humanidad. Algo que, creo, es esencial en cualquier orquesta. Los conceptos e ideas contenidos en la -y deseados por el compositor- no llegan al público si uno no se sumerge antes en ellos. Lo más bonito que me han dicho al acabar un concierto es gracias porque ustedes hacen que nuestra vida sea mejor. Y te vas para casa con la mayor satisfacción del mundo (ríe).

Tras iniciar tus estudios en el Conservatorio de Santa Cruz de Tenerife, continuaste con tu formación en el Conservatorium van Amsterdam. ¿Por qué Holanda?

Fue un cúmulo de circunstancias. Unos amigos estupendos de toda la vida me invitaron a descubrir Holanda durante el verano de mis 17 años. Quedé totalmente hechizado por la idiosincrasia del país. Holanda, y Ámsterdam en concreto, ha sido siempre un pequeño punto de Europa donde confluyeron grandes líneas de arte y pensamiento de naturalezas muy distintas. Este hecho genera ideas, opiniones y sistemas muy interesantes. La escuela de Ámsterdam hace mucho hincapié en el desarrollo del músico como un individuo con ideas y conceptos propios, fruto de una investigación constante dentro de uno mismo. Por otro lado, allí sentí que, efectivamente, el arte y otras disciplinas de la vida pueden tener una renovación constante. No todo está inventado ni hecho. Y eso da mucha esperanza como artista.

Con 18 años llegas a Holanda ¿Cómo vive un joven ese cambio?

(Resopla y ríe) ¡imagínate! Llegar con esa edad a una ciudad que es el ombligo cultural de Europa. Cosas nuevas por todos lados, un idioma que no entiendes, y esa sensación de no poder atender a todos los estímulos que hay alrededor. Realmente pasé unos años estupendos en Holanda. Supongo que también lo recuerdo con mucho cariño porque además de lecciones de, uno también recibe muchas lecciones de vida. Tengo una colección de imágenes especiales en la memoria que son como esos juguetes de la infancia que guardas en algún lugar de casa. Uno de ellos fue la primera vez que escuché en directo a la Orquesta del Concertgebouw. Brahms Sinfonía número 2. No lo podía creer.

Adrián Linares Reyes /Fotografía de Jeffrey Carl J.

Adrián Linares Reyes /Fotografía de Jeffrey Carl J.

Fue durante tus estudios en Ámsterdam cuando entras en contacto con la música antigua. ¿Cómo surgió el flechazo?

Bueno, es cierto que ya desde muy pequeño me gustó la música antigua, la barroca en especial. Fui un niño bastante raro (ríe de nuevo), y tuve desde siempre debilidad por lo histórico y por lo social de cada época. Supongo que siempre sentí que la música Antigua era una especie de mensaje en el tiempo. Relatos, diálogos y sentimientos de otras épocas transmitidos con total claridad a través de los siglos. Eso es realmente apasionante. Ocurre lo mismo en las músicas del final del siglo XIX y de todo el XX, pero claro, éstas están más cercanas a nosotros en el tiempo. La primera vez que pude tocar un violín barroco fue impresionante. Desafinadísimo, por supuesto, aquello sonaba a rayos. Pero estaba lleno de ilusión. Buscaba en un montón de libros, leía cartas… La primera vez que tocas instrumentos y músicas que sólo has oído previamente en grabaciones es realmente especial. Y cuando tienes al lado a gente que ha aportado tanto al mundo de la música historicista, eso ya es impagable. Supongo que lo que más me gusta de todo esto, es que nunca paras ni de aprender, ni de investigar y descubrir cosas.

¿Cuál es la razón que atrae a un público, cada vez más numeroso, a escuchar música antigua?

Bueno, creo que tiene que ver un poco con lo anterior. Cada vez más gente se da cuenta de que el halo elitista de la música es una falacia; siempre estuvo ahí para transmitir las pasiones de los seres humanos, para expresar a través de ella. Y como he dicho anteriormente, la música antigua transmite una serie de relatos e imágenes que son totalmente extrapolables a la época actual. La gente se siente cada vez más identificada con este hecho. Quizás el objeto de todo este movimiento historicista no sea una actitud purista e insana que defienda a capa y espada una interpretación determinada de una música en concreto, sino reincorporar una serie de normas técnicas y estilísticas con el fin de interpretar un mensaje determinado, y hacernos ver que los seres humanos y sus sentimientos han estado presentes y han sido más o menos iguales en todas las épocas. Los tiempos cambian, las circunstancias también, pero los sentimientos del género humano permanecen a través de los siglos. Los sentires de los siglos XVII y XVIII se reflejan hoy en día. El amor será siempre amor, el dolor será siempre dolor, y la alegría, alegría.

¿El Afecto Ilustrado?

¡Pasamos meses buscando nombres! Queríamos encontrar uno que realmente definiera lo que somos y lo que queremos: una manera de explicar o de ilustrar (entrecomilla con los dedos) a través de la música. Mi amigo y compañero de fatigas, además de fantástico clavecinista, Pablo Márquez, y yo, coincidimos durante nuestros estudios en Ámsterdam. Allí formamos un pequeño grupo, y nos dimos cuenta de que funcionábamos muy bien juntos. Lo de tocar en conjunto es algo muy curioso. O encajas, o no. Es como una especie de amistad musical. Después de volver a España, decidimos fundar de nuevo nuestro antiguo grupo, con la filosofía de crear interpretaciones al alcance de todos, y de involucrar de verdad a la gente con nuestros proyectos, hacer ver que la música antigua no es un bien de lujo, sino una herramienta cotidiana.

El Afecto Ilustrado aterriza por vez primera en Tenerife ¿ilusionado por tocar en casa?

¡Por supuesto! Jugar en casa es siempre emocionante. Y en muchos casos hace que sientas mayor responsabilidad. Me ilusiona poner mi granito de arena para impulsar el arraigo de la música antigua en las Islas. Me gusta tocar para mi gente, y conseguir que descubra y disfrute de esta forma tan poderosa de expresión. Haber recibido varias invitaciones para tocar este verano en Tenerife me hace sentir muy feliz.

Adrián Linares Reyes /Fotografía de Jeffrey Carl J.

Adrián Linares Reyes /Fotografía de Jeffrey Carl J.

¿Qué opinas del panorama cultural en Canarias?

Bueno, creo que la crisis ha hecho mucho daño. Canarias construyó durante muchos años una infraestructura cultural bastante importante. Es cierto que parte de esa infraestructura se ha venido abajo por falta de fondos, pero es preocupante que se hayan cortado esos fondos sin ningún tipo de reparo. La cultura no es una cuestión económica, es una cuestión de principios. No es una opción, no es un privilegio, es la riqueza de un pueblo. Existe, y punto. Y hay que cuidarla como se cuida una flor. Es más, creo que debido a nuestra lejanía física con respecto a España y a Europa, deberíamos contar con programas especiales para la protección de la cultura. Lamentablemente, no contamos con la misma igualdad de acceso a la cultura que en otros puntos de España. Por otro lado, los canarios deberíamos empezar a tener un poco más de conciencia acerca de lo importante que ha sido y es nuestra cultura. Siempre he luchado contra esa idea bastante extendida de que nosotros no tenemos ningún tipo de bagaje cultural en Canarias. Esa especie de falta de autoestima incomprensible ¡con los magníficos artistas que hay en estas islas, con ese estupendo sentido estético! ¿Cómo podría ser de otra manera, si vemos belleza desde que nacemos?

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos