Fernando Cayo. ‘Me hubiera gustado nacer en las Islas Canarias’


Por José Vidal (El Gurú de moda)

Entrevista al veterano actor vallisoletano Fernando Cayo. 

Me divierto realmente de cualquier manera que termine haciendo el amor… es una fijación que tengo últimamente :-)

- Nombre: Fernando Cayo

- Edad: 46

- ¿De donde eres?: De Valladolid, pero me hubiera gustado nacer en las Islas Canarias:)

- Profesión: Actor, aunque me hubiera gustado ser aventurero profesional.

- ¿Qué es lo que más te agrada de tu profesión?

Pues que encima de un escenario puedes hacer y decir lo que sea que nadie te puede detener por hacerlo. La interpretación es una carta blanca de libertad para conocer y explorar muchas cosas.

En realidad lo que más me agrada de mi profesión es la posibilidad de enriquecimiento y de crecimiento y aprendizaje personal absolutamente infinito.

- Y lo que más detestas es…

Lo que más detesto en el mundo son las multas de tráfico, el fanatismo, la prepotencia y la arrogancia. Y las multas de tráfico.

- ¿Qué es lo que más te gusta de ser actor y en qué medio se siente mejor: la gran pantalla, la televisión, el teatro?

Bueno, esta es la maravillosa pregunta que siempre nos hacen a los actores y yo siempre contesto lo mismo:

a mí me gusta , a mí me gusta .

Yo lo que quiero es un buen proyecto. Me da igual que sea televisión, teatro o cine. Disfruto mucho en los distintos medios, además porque cada uno de ellos me ofrece distintas peculiaridades y distintos requerimientos técnicos que hay que cubrir y todo eso supone un reto, ¿no? El ir de un medio a otro.

- ¿Cuáles son sus referentes en el mundo de la interpretación?

Mis primeros referentes en el mundo de la interpretación fueron Bugs Bunny, Pixie y Dixie, La Pantera Rosa, el Coyote y el Correcaminos. Luego ya más adelante tuve como referente a José María Rodero, a Pepe Bódalo y ahora mismo pues tengo como referentes a tanta gente que es que no los puedo ni nombrar. Por supuesto los actores españoles que más me gustan pues pueden ser Bardem, puede ser Eduard Fernández y cantidad de compañeros con los que trabajo continuamente a los que admiro y que son mis referentes actuales y verdaderos. Y de los actores extranjeros mis referentes siempre fueron gente como Laurence Olivier, en general muchos actores ingleses. Anthony Hopkins, también Edward Norton me gusta mucho, en fin, hay tantos… Al Pacino, por supuesto. En fin, muchos.

- De todos los papeles que ha interpretado hasta el momento ¿cuál le ha dado mayor satisfacción?

Pues yo creo que casi todos me han dado muchas satisfacciones, hasta los que me han costado más, pero bueno, por hacer un ranking, por poner alguno, podríamos decir que Segismundo ha sido un clímax en mi carrera, luego el ‘George’ de De ratones y Hombres dirigido por Miguel del Arco… Pero ha habido muchos otros. Desde luego en televisión ha habido unos cuantos, los personajes de La Señora o de Punta Escarlata, pero siempre intento que el papel que más satisfacción me dé sea el último que sea, y en este caso el último ha sido el papel de Juan en el Rinoceronte, de Eugène Ionesco, dirigido por Ernesto Caballero en el Centro Dramático Nacional que ha sido la verdad toda una aventura bastante bestial.

-¿Y menos?

En realidad todos, como decía antes, me han dado mucha satisfacción, pero quizá al que tenga menos cariño es al Calisto de la Celestina que hice ya hace unos cuantos años. Es un personaje que me resultó muy incómodo porque no tenía muchos asideros para salvarle. En realidad, de La Celestina es el personaje que está menos protegido y en fin, me resultó bastante incómodo de hacer, sí. Lloré, me acojoné y lo pasé fatal. Tuve yo creo que hasta pánico en la fase de ensayos.

-Su personaje ideal es: ¿cómico, dramático, tragicómico…?

Mi personaje ideal es uno que genere en mi cuenta corriente números de seis o de siete cifras a ser posible. (Risas) Bueno, en serio, para mí lo ideal siempre es una combinación entre el drama y la comedia, pero cuando he hecho personajes muy dramáticos me he sentido a gusto y en la comedia también me siento muy a gusto, así que mi personaje ideal es el que la vida me ofrezca.

-¿Cómo te defines a ti mismo?

Bueno, yo me defino a mí mismo como alguien dotado de un talento excepcional, con un físico espectacular, un sex-appeal fuera de lo normal (risas) a ver,

me defino a mí mismo como a alguien extremadamente curioso, con unas enormes ganas de aprender, con mucha capacidad de juego. Entusiasta de la vida y sus placeres y con una enorme cantidad de energía para ofrecer.

-¿Qué es lo primero que piensas cuando te levantas?

“¡Qué bien! Hoy, un día más, el mundo va a poder gozar de mi presencia” (Risas).

-Su mejor momento del día es…

La siesta

-En su tiempo libre prefiere…

Estar libre y a ser posible, hacer el amor.

-¿Y qué significa para ti descansar?

Intentar hacer algo opuesto a lo que estaba haciendo: Si estoy en una época de viajar mucho, me apetece quedarme en casa. Si estoy haciendo mucho drama, pues para mí descansar es hacer comedia. Normalmente es ir a lo opuesto. Y aparte, hacer el amor.

-¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Que haga mucho el amor (risas).

-¿Tiene algún libro de cabecera?

Ahora mismo, en la cabecera de mi cama, en la mesilla, tengo una pila de libros enorme pendientes de leer. Pero si hablamos de mis libros preferidos, El maestro y Margarita de Bulgákov es uno de mis libros preferidos y en otro orden de cosas, los libros de Carlos Castaneda son libros a los que suelo volver de vez en cuando. Y dentro del arte de la interpretación, el libro Actuando para el cine, de Michael Caine y Al actor, de Mijaíl Chéjov.

-Lo que más le gusta de su tierra natal es…

Por supuesto, el vino. Y también lo que engaña, porque Valladolid parece una tierra así como muy sosegada, muy tradicional y en realidad hay mucha fiesta.

-Un lugar en España para descansar, relajarse.

Mi casa, fundamentalmente, Asturias y por supuesto Las islas Canarias, las he disfrutado muchísimo trabajando y de vacaciones, es un lugar con energía telúrica.Me encantan y nos es por hacer la pelota.

-Un lugar en España para divertirse, para salir de marcha.

Yo creo que la marcha la lleva uno puesta y la puede llevar allí donde esté y con quien esté. Lo importante, normalmente, en estos casos, es tener buen ánimo y buena compañía. Recuerdo durante la gira de Los hijos de Kennedy, el año pasado, un día de diario estábamos en Vitoria, era ya de noche, después de la función, no había nadie por la calle y encontramos un karaoke que estaba vacío. Parecía que estaba abierto sólo para nosotros y fuimos capaces de transformarlo nosotros en una sala de fiestas en la que nos lo pasamos genial y luego empezó además a llegar gente y se unieron a la fiesta… Así que yo creo que la marcha está donde tú estés.

-Por cierto, ¿cómo se divierte usted?

Pues realmente de cualquier manera que termine haciendo el amor… es una fijación que tengo últimamente. Pero también me divierte mucho salir a dar paseos por el campo, compartir chupitos con los amigos o tener una buena charla en torno a una buena mesa.

-Sus lugares preferidos en España son…

Tantos… Que no puedo ni decirte cuántos son. Me encanta Asturias, me encanta Cádiz, me encanta Valladolid, me flipa la Costa Brava y bueno, siendo más concreto: Lugo, Orense, Pontevedra, Cáceres, Badajoz, Cuenca, Málaga…

Y por supuesto CANARIAS.

-Si tuviera que promocionar España, ¿qué dirías? Para ti España significa…

Si tuviera que promocionar España diría: por favor, vente pa’ España, te necesitamos.Ayúdanos a librarnos de nuestros políticos y descubrirás el paraíso que es España. Descubrirás un país lleno de gente talentosa, con arte, con duende, con alegría y con mucho calor del de dentro. Ahora mismo España es un país en manos de malvados. Es un país con un potencial inmenso, de hecho somos exportadores de talento a todo el mundo. Tenemos a bailarines en Alemania, tenemos a directores y actores en Los Ángeles, tenemos a científicos, tenemos a investigadores, tenemos a trabajadores y gente talentosa trabajando por todo el mundo. Pero aquí vivimos en un país que está gobernado por un grupo de malvados, no los puedo definir de otra manera. Malvados e idiotas que lo único que hacen es oprimir, apagar el talento e inflarnos a impuestos.

-Para usted la vida es…

Lo contrario de la muerte (risas). Para mí la vida es lo más parecido a una montaña rusa, o por lo menos, así debería ser.

-Usted no podría vivir sin…

Sin hacer el amor.

-¿Qué tipo de consejos te suelen pedir?

A mí no me suelen pedir consejos, me suelen pedir la mano en matrimonio.

-¿Qué consejo le darías a alguien que está empezando su carrera como actor?

Primero que se conteste a la pregunta de si tiene una determinación inflexible y absolutamente necesaria de dedicarse a esto, si no es así que lo deje. Y si la respuesta es positiva, que intente estudiar con los mejores. Que se prepare cada día con constancia.

-¿Cómo te preparas, qué cosas haces para meterse en la piel de los personajes que en cada ocasión tienes que interpretar? ¿Utilizas siempre la misma técnica o depende del medio y/o del personaje que toque en cada ocasión?

La verdad es que me he preparado de formas muy distintas, incluso de las más rocambolescas. He llegado a utilizar hasta una máscara fotográfica cuando estaba preparando el personaje del rey Juan Carlos para una de las ocasiones en las que lo interpreté: para “20-N”. Me puse una máscara fotográfica con la cara del rey para ver si conseguía acercarme un poco a la sensación real de lo que pensaba y cómo sentía el personaje. En general sigo un proceso muy estructurado al principio, acumulo mucha información de muchos terrenos y de muchos tipos y luego voy dejando que fluya, que se vaya articulando ella sola. Voy trabajando además como por capas, me gusta trabajar con tiempo y dejando que todo se vaya aposentando poco a poco siempre que puedo.

-De no haber sido actor, ¿qué otra profesión hubieras elegido?

No hubiera elegido profesión.

-Como actor, ¿qué tipo de papeles le gusta interpretar?

Me gusta interpretar aquellos papeles que me supongan un reto de algún tipo…

…alguna habilidad que conseguir, alguna dificultad que superar, algún terreno por explorar, algún viaje que hacer.

-¿Con qué elementos debe contar un proyecto cinematográfico, tv o teatro para que usted se implique?

Bueno, lo primero que yo necesito para implicarme en un proyecto de alto nivel es un buen montón de fajos de billetes de dólares americanos sin marcar encima de la mesa, y luego a partir de ahí, ya empezamos a hablar del tipo de proyecto. (Risas) Bueno, ojalá fuera así, pero no, va a ser que no. Yo me conformo con que el proyecto suponga para mí un personaje interesante y como decía antes, que me plantee un reto. Que el equipo sea interesante, que haya un director del que pueda aprender y con el que me pueda llevar bien. Que los compañeros, la gente de producción y todo el equipo en general sea un equipo con el que yo pueda aprender, pueda progresar y lo pueda hacer divirtiéndome.

-¿Cómo resumiría su trayectoria profesional? ¿Cómo y en qué sentido ha ido avanzando en su trabajo ?

A mí me gusta llamarlo “highway to heaven”. (Risas) Creo que ha sido una carrera continua y ascendente. Cada paso que he dado me ha costado mucho trabajo, he tenido que deshacerme de muchas trabas, de muchos impedimentos, de muchos prejuicios, pero la verdad es que he disfrutado cada uno de los momentos y los sigo disfrutando. Mi trabajo ha ido avanzando en el sentido de que a lo largo de mi carrera me he seguido encontrando con gente, maestros y compañeros, de los que he ido aprendiendo y continúo aprendiendo mucho. El estar siempre en un continuo proceso de aprendizaje es algo que ha sido marca de mi trabajo.

-¿Siente que ha ido logrando los objetivos que se ha ido marcando en cada momento?

En ocasiones sí, he conseguido objetivos concretos como el de hacer ‘Segismundo’ en La vida es sueño, que es un papel que yo iba persiguiendo desde hacía muchos años, pero luego ha habido otros objetivos que a priori yo no tenía marcados y que han supuesto cosas muy importantes para mí como El Orfanato, la película de J. Bayona, con Belén Rueda, que fue seleccionada para representar a España en los Óscar de ese año. No sé, hay un montón de cosas que me han ido apareciendo por el camino, sorpresas que me han ido apareciendo, que me asaltan en cada momento. Entonces, últimamente creo más en dejarme sorprender por la vida que en marcarme objetivos. Pero desde luego también hay cosas que deseo obtener.

Fernando Cayo en 'Shacky Carmine' del director Chema de la Peña (1999)

Fernando Cayo en ‘Shacky Carmine’ del director Chema de la Peña (1999)

-De todas sus obras, ¿hay alguna con la que se sienta especialmente satisfecho?

Bueno, en cine me siento especialmente satisfecho de mi primera película: Shacky Carmine,del año 1999, director: Chema de la Peña, por la que obtuve el premio al mejor actor en el Festival de Cine de Touluse. Ese año, además curiosamente en Touluse, competía con Bardem y con Eduard Fernández, que estaban ese año en Los lobos de Washington, y me hizo mucha ilusión que el jurado me diera el premio a mí ese año. Me hizo mucha ilusión y fue como un espaldarazo muy importante. Más que en mi carrera a nivel público, para mí mismo. Fue una gran satisfacción y el hecho de que fuera la primera película, el hecho de que fuera mi primer protagonista sí que me hizo sentirme muy bien. Luego hay en teatro, evidentemente, trabajos que han sido muy importantes: El Don Duardos, por ejemplo, de la Tragicomedia de Don Duardos que hice con la Compañía Nacional de Teatro Clásico fue una obra que supuso un absoluto reto a todos los niveles y de la que me siento muy orgulloso. Vamos, que me siento muy orgulloso de haber participado en ella. En televisión hay muchos trabajos de los que me siento también orgulloso, pero especialmente Punta Escarlata, no sólo por el resultado, que fue una serie estupenda, una serie que ha quedado de culto en muchos sentidos, y para mucha gente, pero no sólo por el resultado, como digo, sino por el proceso de cómo fue hecha. Tuvimos varios meses para ensayar, con todos los guiones de la serie completos, con todo el recorrido del personaje terminado y la verdad es que fue un auténtico placer. Luego hay muchos otros trabajos: La Señora, por supuesto, República o Hermanos, una serie que he hecho hace poco con Salvador Calvo. Me siento muy satisfecho de haber podido trabajar con grandes directores maravillosos como Pedro Almodóvar o Ridley Scott Y me siento también muy orgulloso de una película que está sin estrenar todavía, La decisión de Julia, dirigida por Tito López Amado con Marta Belaustegui que creo que es una película preciosa. Una película de arte, en blanco y negro y muy especial. Estoy deseando que se estrene y que empiece a rular por festivales. Y por supuesto de las últimas películas que he hecho: El Desconocido, de Dani de la Torre, que es un thriller muy bien construido con Luis Tosar y Javier Gutiérrez, que creo que va a ser una película importante este año.

La punta del iceberg, otra película que he hecho recientemente con Maribel Verdú y Carmelo Gómez, dirigida por David Cánovas.

Me siento muy orgulloso también de haber participado en Palmeras en la nieve, dirigida por Fernando González Molina que creo que también va a ser una de las películas de este año. En fin, ha sido un año participando en proyectos muy interesantes y muy jugosos. Y yo siempre intento sentirme orgulloso de lo último que he hecho.

-¿En qué proyectos trabaja actualmente?

Pues estoy con un proyecto que se llama Ternura Negra, de Denise Despeyroux, que es un proyecto teatral de vanguardia.  Estoy también con El Príncipe, de Maquiavelo, dirigido por Juan Carlos Rubio, que estrenaremos en el festival de Teatro Clásico de Alcalá. Es todo un reto el llevar a teatro este ensayo político de Maquiavelo y creo que nos va a quedar un espectáculo muy potente. Hemos intentado extraer todo lo que tiene de jugoso, de irónico y de tremendamente conmovedor este ensayo. Luego tenemos Páncreas, que se estrenará en el Centro Dramático Nacional en otoño, producido por Concha Busto con Santiago Ramos, José Luis García Pérez y yo mismo. Es una obra en verso pero contemporánea, otro reto más que añadir a la lista de retos. Espero que sea una comedia que marque la próxima temporada teatral. Creo que es un texto estupendo de Patxo Tellería al que le vamos a sacar mucho jugo. Luego tengo varios proyectos televisivos pendientes también.

El Príncipe, de Maquiavelo, dirigido por Juan Carlos Rubio

El Príncipe, de Maquiavelo, dirigido por Juan Carlos Rubio

-¿Si nuestros lectores quisieran ponerse en contacto contigo que tendrían que hacer?

Acudir a mi página web www.fernandocayo.com o a mi “fan page” de Facebook. También tengo Twitter. No tienen más que escribirme, yo siempre intento contestar a todo el mundo, sobre todo si me mandan jamones o cheques al portador…

-¿Cómo te gustaría que se titulase tu reportaje?

“Fernando Cayo, el mejor actor de su generación. Firmado: Su Abuela” (risas)

-Muchas gracias por prestarme tu tiempo ¿Te gustaría decir algo más que durante la entrevista no te he preguntado?

Pues no, me gustaría nada más decir que es importante hacer el amor, como ya habéis podido comprobar en mis declaraciones, que espero que lo haga todo el mundo y que así el país llegue a unas cotas de desarrollo y de buen rollo espectaculares.

Somos un país fantástico gobernado por gente incapaz.

Yo creo que ya ha llegado la hora de mandar a esa gente incapaz a donde se merecen. Y aquí por supuesto incluyo a los de izquierdas, a los de centro y a los de derechas. Energía, buen rollo y mucho amor para todo el mundo.

Batería de preguntas rápidas.

  • Una frase: “Más allá de los cielos, más allá de los éteres, más allá de los límites de las esferas estrelladas, feliz aquel que puede con alas vigorosas alzarse hacia los campos luminosos, serenos. Aquel cuyas ideas cual si fueran alondras, hacia el cielo del alba se elevan libremente. Aquel que vuela por encima de la vida y comprende el lenguaje de las flores y de las cosas mudas”. (Una frase un poco larga, pero es que la frase lo merece).
  • Una canción: Ordinary love de U2.
  • Un olor: ‘Maderas de Oriente’, la colonia de mi abuela.
  • Un color: el azul.
  • Comida preferida: huevos fritos y morcilla de Burgos.
  • Una película: Apocalypse Now.
  • Una virtud: Ser entusiasta.
  • Lo que detesta: No hacer el amor.
  • El futuro es… Hacer el amor.

 

José Vidal (El gurú de moda)Entrevista

José Vidal (El Gurú de moda)

Colaborador

Ver ficha completa

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos