Eva Lilith. ‘Uso el cuerpo como el pincel. Cualquier herramienta es buena para contar cosas’


Eva Lilith. Arte en el Elíseo.

Por Beatriz Gómez.

Cuenta la leyenda no bíblica, que la primera mujer que el Todopoderoso deposita en el Edén convirtiéndose en la inicial esposa de Adán fue Lilith, una mujer con carácter que no obedeció al primer hombre y decidió marcharse por voluntad propia cuando aparece Eva en el Paraíso.

Esta curiosa historia del comienzo humano tiene mucho que ver con la artista que entrevistamos en esta sección; Eva Lilith, una mujer  heterogénea que curiosamente tiene estos dos nombres tan simbólicos.

Licenciada en Bellas Artes, Eva Lilith completa un extenso currículum  artístico donde la pintura, la danza, la música y el teatro entre otros, forman parte de una etapa de su vida en donde se ha centrado en explorar cada uno de los campos  estéticos.

Creció apreciando el arte rodeada de una familia de artistas que le han inculcado esta mundología desde niña.

Afincada en Madrid hace algunos años, se ha rodeado de artífices reconocidos con los que ha tenido el privilegio de compartir escenario en el terreno teatral.

En el campo musical también ha dejado su incomparable sello vocal junto al virtuoso Pablo Gómez, que ha sido el encargado de fusionar su estilo ármonico con el sonoridad oral de la artista.

En la actualidad Eva Lilith reside en la Isla, pero se desplaza frecuentemente  a la ciudad capitalina donde sigue trabajando en algunos proyectos dirigidos por el actor humorístico de renombre Leo Bassi.

Este sábado 15 de febrero tendremos la oportunidad de ver en La Palma la primera exposición de pintura rápida de la artista que será conjunta con su padre, el también reconocido artista Manuel Pereda de Castro, donde pintura y escultura se fusionarán en un ambiente único.  Ver evento >>

Entrevista

La primera exposición de pintura rápida que realizas en la Isla de La Palma junto a tu padre, el también reconocido artista Manuel Pereda de Castro,  ¿Cómo te sientes después de tantos años fuera de la Isla?

Comenzando a relajarme. Vivir las ciudades es intenso, y cada cierto tiempo regreso para estar un par de años en el Paraíso.

Cuéntame un poco…  ¿en qué te has inspirado en esta ocasión para llevar a cabo esta exposición?

Te puedo contar varios condicionantes. Uno es que he pasado unos meses, justo antes de venir, reinventando cuadros de Picasso, Stijl y Miró para una firma de moda, sobre bolsos y zapatos y disfruté mucho usando a mi juicio ciertas técnicas de estos maestros.

Otro es que en mi último viaje me he encontrado a galeristas calculando la genialidad de un pintor madrileño en función al tiempo que tarda con cada cuadro, y me picó el gusanillo.

Eva, ¿Cómo describirías tu arte?

Estas piezas son instantáneas, sin pensamiento, sin meditación. Son una explosión de formas y un ir descubriendo lo que va brotando del pincel. En algunos veo una forma dibujarse sobre el lienzo vacío, y sin saber bien qué es, lo hago.

Si me preguntas por mi arte en general, tiene mucha amplitud. Yo no le temo a los formatos, porque adapto mis técnicas de expresión a las distintas disciplinas. Uso el cuerpo como el pincel… cualquier herramienta es buena para contar cosas.

¿Qué pretendes trasmitir con lo que haces?

Normalmente cuento sensaciones concretas muy complejas, con un velo de sutileza que enmascare la realidad. Como veo que ocurre en las situaciones de la vida cotidiana. Algo que parece sencillo, puede tener una gran gama de colores emocionales tiñendo el acontecimiento.  Pretendo alegrar la vida de las personas con mis imágenes, y es como lo definen algunos de mis clientes. Me han contado que les son de ayuda en momentos de ansiedad o estrés, y yo misma, en cierta ocasión me vi experimentando el aliento de mis gorditas en un momento desastroso. Sí, creo que quiero transmitir esperanza, que la belleza está en la desnudez del sentimiento.

Si tuvieses que escoger entre una desarrollada imaginación y buena técnica, ¿Con qué te quedarías?

Jaja!, ¡sin duda con la imaginación!. La técnica estaría siempre ahí para volver a descubrir sus juegos.

Has tenido el privilegio de trabajar con artistas de renombre como el peculiar actor Leo Bassi, ¿Qué ha supuesto para ti formar parte de su equipo de trabajo?

Me he enfrentado a descubrir técnicas de otros maestros… la verdad es que estos últimos años han sido para enraizarme a algunos clásicos, mientras me volcaba en “los ismos” para una firma de zapatos y bolsos, me enfrentaba a las técnicas de Rembrand, Velázquez, Miguel Ángel con la capilla Sixtina, el Greco, el Bosco… Leo me pide reinterpretaciones de grandes obras maestras modificadas para su propia iglesia. Ha sido interesante y muy laborioso. Con el pedazo de la Sixtina: “Dios dándole la vida a Adán” tuve pesadillas. Lo aseguro. Ya me hacía falta pintar sin mente de por medio, la verdad.

Cambias mucho de estética artística, ¿se refleja esto mucho en tus lienzos?

Ya habrás descubierto que soy una enamorada de las técnicas de expresión. Siempre hay cosas que hacer, mezclar y juguetear. Hay herramientas infinitas y muchos disfraces.

Se refleja en que incluso puedes no saber que son del mismo artista. Exponiendo en Espacio 8 en Madrid, hice una colectiva conmigo misma. Representé a tres artistas diferentes. Me puse los modelitos y las pelucas y salí a presentar mis obras por separado: Liv Simón, grafitera, rubia y un poco masculina. Hace unos dibujos rascados sobre materia en planchas de metal. Lulú Cecêreu, señorita francesa de abstracto de gran formato, pelo corto negro y muy femenina. Y Eva de Castro, cincuenta años, pelo cano, muy vivida y algo dolorida pero una gran figura de la pintura en México. Eva hace realismo mágico.

Cambiando de tema, ya que tu currículum artístico abarca muchos campos, me gustaría saber por ejemplo,  ¿con quién has compartido escenario en el mundo del teatro?

Por ejemplo con Nacho Novo, le conocéis igual por los Amantes del Círculo Polar, él es estupendo. Éramos protagonistas y pareja en un cortometraje de Álvaro Carrero, y nos llevamos el premio. Le conocí el mismo año que a Marcel Marzó, hace muchos años. También Vicenta Ndongo, protagoniza Airbag, trabajamos juntas alguna vez, entre otras cosas porque fue actriz de dos de mis piezas de videoarte. Dani Huarte, no sólo hemos trabajado sino que además también es un amigo muy querido. Mariana Behotegui y Elo Sjôgren, con danza expresionista. Elo trabajó con Pina Bausch y es un reconocido coreógrafo danés. No sé… He trabajado también con Carla Sanchez y Elena Corredera en una película de García Bogliano… He trabajado para Kevin de La Cruz, director de un festival de cine independiente en Filipinas… hay varias personas interesantes.

En otras ramas como la música, tienes un estilo muy personal  ¿Cómo lo definirías?

Pues creo que se llama ruidismo… pero no sé si puede definirse así exactamente. Podría definirlo como una música nada terrenal, es más bien historias contadas con sonidos. Para uno de los conciertos me pasé una semana escuchando cantos de ballenas a modo de ensayo. Van por ahí los tiros. Me gustan los sonidos que expresan sensaciones, las voces que caracterizan personajes inventados… y hago con ellos una especie de paleta de pintor y compongo música igual que pinto un cuadro. Estos temas tan peculiares de los que hablamos los hicimos con Fausto Perrins, Pablo Gómez y yo, para Madrización, en Madrid. Formamos un equipito interesante.

Si te digo ahora, “psicofonías de las hadas”, ¿Qué te viene a la mente en este momento?

La niña china muerta dada la vuelta y vuelta a armar. Es un tema de mi film de video arte de terror que si le das la vuelta, suena a hadas. Es como esos discos demoníacos que si los escuchas al revés, unos monjes rezan algo diabólico…pero al revés… a la banda sonora de mi film le das la vuelta, y te cantan las hadas. Pablo Gómez lo reconstruyó y salió un temita muy particular.

¿Quieres  adelantarme alguno de tus futuros proyectos?

Pronto empiezo con un seminario apoteósico. Es algo parecido a un seminario performativo pero esta vez voy a utilizar los conocimientos de la historia de la humanidad como paleta de pinturas. Hago una interpretación de todo el saber y creo una nueva manera de ver la realidad, como quien pinta un cuadro. Se llama: “Teoría de La Unificación, Las ciencias según Lilith”. He modificado algunas teorías de la física y un poquito las matemáticas para poder hacer una composición armónica, pero ha quedado una visión muy hermosa del intelecto humano.

Muchas gracias por tu tiempo Lilith, ha sido un placer realizarte esta entrevista.

Entrevista:

Beatriz Gómez Magdalena

Escritora

Ver ficha completa aquí.

 

 

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos