La experiencia “Los desafíos del timple” cosechó un gran éxito el pasado sábado en el Teatro Guimerá


7 de octubre de 2013.

La experiencia “Los desafíos del timple” cosechó un gran éxito el pasado sábado en el Teatro Guimerá.

Laura Martel, de Gran Canaria, Alexis Lemes, de Lanzarote y Althay Páez, de Fuerteventura, levantaron al público que asistió al concierto de más de dos horas y media organizado por Multitrack.

El Teatro Guimerá fue testigo del éxito cosechado el pasado sábado, 5 de octubre, en esta edición de “Los desafíos del timple: presente y futuro”. El “experimento” ideado por la productora Multitrack de traer a tres jóvenes músicos llegados de la provincia de Las Palmas de Gran Canaria como son Laura Martel, Alexis Lemes y Althay Páez fue un éxito, ante la gran entrega del público asistente que, durante más de dos horas y media de audición vibró con los sonidos del timple y que casi llenó el patio de butacas del espacio cultural capitalino.

Presentado por el timplista lagunero Beselch Rodríguez, quien aseguró que “el timple está de moda”, por lo que el porvenir de este instrumento está garantizado, máxime teniendo en cuenta la exhibición que hicieron estos tres jóvenes sobre el escenario. Y es que a juicio de Rodríguez “esta nueva generación de jóvenes intérpretes tienen propuestas interesantísimas”.

La primera en salir al escenario fue la jovencísima Laura Martel, que a sus dieciocho años recién cumplidos, es una de las pocas mujeres timplistas. Sorprendió al público acompañada por percusión, violín y guitarra en una exhibición de talento y buen hacer. Natural del municipio grancanario de Valsequillo, y siendo discípula del timplista Germán López, interpretó versiones de algunos temas del folclore canario, como las folías, con alguna pincelada a la música tradicional sudamericana, como “Boliviana” o “Asere”. Martel fue la primera en levantar al público de sus asientos tras tocar durante unos 45 minutos.

El segundo en salir al escenario fue el lanzaroteño Alexis Lemes, el mayor del trío con 36 años, para el que fue un poco más “complicado” salir adelante en Lanzarote, ya que en la Isla de César Manrique no existe ningún referente como Domingo Rodríguez “El Colorao” o el desaparecido José Antonio Ramos; aunque Benito Cabrera es natural de la isla conejera, está afincado en Tenerife. No obstante, estudió con Alex Janssen, lo que ha marcado su estilo hacia melodías jazzísticas, como se pudo comprobar el pasado sábado en el escenario del Guimerá. Acompañado de piano y contrabajo, Lemes hizo una exhibición de sus temas propios como “Change”, “Ancor” o “Insert”, además de fusión con temas de samba y pop; siempre con un sonido más “experimental”. El público volvió a ponerse en pie tras su actuación, para dejar paso a las palabras de Beselch Rodríguez, presentando al majorero Althay Páez.

Páez, de 26 años, fue el más hablador del trío, y narró algunas experiencias vividas con su maestro Domingo Rodríguez “El Colorao” y explicó, por ejemplo, que la canción “Mar”, la compuso cuando miraba al océano en Gran Canaria, añorando a su familia y a su isla. Acompañado por el teclado de Domingo Saavedra, más tarde se subió al escenario el percusionista Sergio García y el batería de la banda de Laura Martel, para llenar el escenario del Guimerá de sonidos con mucho ritmo, que el público acompañó con palmas.

La velada acabó con todos los músicos en el escenario, incluyendo a Beselch Rodríguez, que tocaron una pieza final que hizo las delicias de un público que salió sorprendido con el gran nivel de estos jóvenes timplistas grancanarios y satisfechos de haber aprovechado la oportunidad única de verlos tocar a los tres sobre un mismo escenario.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos