Exposición Glory Hole de Cris Latorre en la Sala de exposiciones El Escondite


Del 17 al 31 de Mayo de 2012.

En la Sala de Exposiciones El Escondite en la Librería de Mujeres Canarias en Santa Cruz de Tenerife.

Exposición Glory Hole de Cris Latorre.

La Librería de Mujeres de Canarias comunica que mañana, día 17 de mayo, se inaugura en la Sala El Escondite, la exposición Glory Hole de Cris Latorre.

La joven artista, estudiante del último curso de Bellas Artes en la ULL, ofrece en esta muestra pinturas, dibujos, fotografías y objetos reunidos en torno a la idea de la práctica sexual conocida como Glory Hole que está vinculada a la presencia de agujeros en tabiques o paredes. Partiendo de la premisa de que “todo lo sexual es político” la creadora, que se reconoce deudora de Beatriz Preciado, Susan Sontag, Segio Messina y Jack Balas, entre otros, explora y rescata pequeños suburbios íntimos como reivindicación del sujeto.

La exposición estará abierta en la Librería de Mujeres Canarias (C/ Sabino Berthelot, 42.  Santa Cruz de Tenerife) en la  Sala de Exposiciones El Escondite hasta el 31 de mayo en horario de martes a viernes de 9:30 a 20:30 y sábados de 11:00 a 19:00.

[box bg="#e71749  " color="#fffff"]

Cris Latorre

Me muevo entre las artes plásticas y el diseño gráfico, aunque me aterra la esclavitud de este último. Desde que tengo memoria siempre me han atraído los artistas no sólo por sus obras, que también, sino por sus cicatrices. Me fijo en los borrachos, los chicos malos del rock & roll, la gente políticamente incorrecta. Creo que el arte tiene que ser un poco criminal. Quizás por ello, desde que tengo uso de razón, me he sentido atraída hacia la pintura de Toulouse Lautrec, sus cabarets, ese ambiente de absenta y sífilis. Sus prostitutas son las mías.

La música de cañerías de Bukowski me salvó en mi adolescencia, siempre Peleando a la contra. Más tarde, llegaron Susan Sontag con sus “Notas sobre el Camp” y Beatriz Preciado. Juntas, aunque no revueltas, hicieron que me interesara por la Teoría Queer y el debate sobre género. Temas que hoy en día incluyo a menudo en mis obras, casi de manera intuitiva.

El sarcasmo y la ironía supongo tendrá algo que ver con la genética. Lo uso como un recurso de supervivencia, en sociedad y en el mundo del arte. Tiene mucha culpa Mark Dery, su estudio sobre el ciberespacio y todo lo nerd que ello engloba. También tiene mucha cara dura, pero no entremos en eso.

Actualmente sigo fielmente el trabajo del artista Sergio Messina, creador del término “Realcore”. Utiliza muy a menudo el recurso del video, pero quizás, lo que más me interesa de él, es todo ese trabajo casi fetichista sobre el mundo del porno amateur.

Para finalizar y en cuanto a artistas plásticos se refiere, me decanto por el trabajo de Jack Balas, en especial su obra “Hard to figure: a portfolio”, repleta de figuración erótica, con ese trazo que recuerda a la línea de rotulador. De David Gremard Romero me quedo, no tanto con su técnica (que, aunque la encuentro bastante estética, no es lo que más me interesa de su obra), sino con la temática que utiliza: raza, sexualidad e identidad. Por último, el canadiense Matthew Dayler juega con sus chicos canallas, los disfraza y les crea una identidad dramática, pero además, entiende que una obra de arte depende de su espacio expositivo y lo conjuga de una forma brillante.

[/box]

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos