Exposición Reinventar la Isla I. Artistas canarios en la colección del CAAM (… dos generaciones)


Del 23 de Noviembre de 2011 hasta Junio de 2012.

San Martín Centro de Cultura Contemporánea . Las Palmas de Gran Canaria.

Reinventar la Isla I. Artistas canarios en la colección del CAAM (… dos generaciones).

Desde este miércoles, 23 de noviembre (20.30 horas), y durante los próximos seis meses, San Martín Centro de Cultura Contemporánea se convierte en el escenario elegido por el Cabildo de Gran Canaria para acoger una exposición histórica: ‘Reinventar la Isla I. Artistas canarios en la colección del CAAM (… dos generaciones)’. Segunda muestra que articula el centro para dar visibilidad a los fondos de la colección del Centro Atlántico de Arte Moderno tras ‘Los últimos serán los primeros’ (videoarte).

La exposición incluye más de 70 trabajos de 35 creadores del ámbito isleño, lo más destacado del panorama artístico del siglo XX en Canarias. ‘Reinventar la Isla I. Artistas canarios en la colección del CAAM’  fue un encargo de Álvarez al director del Museo para lograr que valiosas e interesantes piezas procedentes de los fondos del Centro Atlántico de Arte Moderno se expusieran contextualizadas y conjuntamente por primera vez, permitiendo al público acceder a este legado y disfrutar de una parte representativa del mismo.

SIN PRECEDENTES
La propuesta constituye un recorrido sin precedentes, nunca antes visto (hay piezas casi inéditas; poco conocidas o que, pese a haber sido divulgadas, nunca antes habían sido expuestas en las condiciones que ofrece el espacio de San Martín)  por la obra de distintas generaciones de artistas oriundos o afincados en Canarias y cuya producción parece haberse mimetizado con el contexto isleño. Se trata, pues, de una nueva mirada museológica. La mirada panorámica de dos generaciones, la de la modernidad y de la postmodernidad en una iconografía singularizada y excepcional.

La primera, la de la modernidad, integrada por Óscar Domínguez (considerado uno de los máximos representantes españoles del surrealismo junto a Dalí y Miró), Juan Ismael, Santiago Santana, Felo Monzón, Jorge Oramas, o Plácido Fleitas. La completan Manuel Millares, Pedro González, Jane Millares, Cristino de Vera, Tony Gallardo, Pepe Dámaso, Manuel Padorno, Alejandro Reino, Juan Antonio Giraldo y José Abad.

Todos ellos convivieron en una época de apogeo de la Escuela Luján Pérez, de la que muchos fueron alumnos y donde encontraron un lugar para el análisis sobre el arte, el pensamiento y el humanismo.
Todos ellos fueron también deudores de ese laboratorio de experimentación singular que representó Gaceta de Arte. Tal como indica Andrés Sánchez Robayna, “la creación vanguardista insular es fruto de una pasión intelectual, de una viva conciencia crítica de la cultura europea de su tiempo. Lograron hablar, pintar y escribir desde, en y acerca de un territorio concreto. Es lo que he llamado en otra ocasión el proyecto insular”.

Los miembros del segundo bloque (el de la postmodernidad) conforman una generación sustentada en la primera, que convive con ella y, a su vez, se despega para adquirir una identidad propia y conformar un lenguaje más personal. Son Cándido Camacho, Paco Sánchez, Juan José Gil, Juan Luis Alzola, Juan Bordes, Gonzalo González, Alfonso Crujera, Fernando Álamo, José Antonio García Álvarez, Leopoldo Emperador, Juan Hernández y Juan Gopar.

Como indica Carlos Díaz-Bertrana “coinciden en un tiempo en el que desde Canarias es posible estar al corriente de lo que acontece más allá de nuestras líquidas fronteras, trabajan con probidad y rigor. El lugar de nacimiento no les ha otorgado una estética tribal pero si ha confirmado su lenguaje individual. Una pluralidad de lenguajes que no está anclada en la geografía sino en la memoria personal de cada artista”.

UN VIAJE POR EL ARTE CANARIO CONTEMPORÁNEO

Las decalcomanías Grisou (1936) y Grisou, lion bondissant (1936) de Óscar Domínguez (Tenerife, 1906-París, 1957); La composición y cinética El ángel que anunció la primavera (1955) de Eduardo Gregorio (Las Palmas de Gran Canaria, 1903-1974) u ocho collages fotográficos del Fotomontaje (1950-1960) de Juan Ismael (Fuerteventura, 1907-Las Palmas de Gran Canaria, 1981), componen esta muestra, de la que también forman parte La Siesta (1934) de Santiago Santana (Gran Canaria, 1909-1996); seis dibujos de Composición Canaria (1948-1955) de Felo Monzón (Las Palmas de Gran Canaria, 1910-1989) y tres obras de Jorge Oramas (Las Palmas de Gran Canaria, 1911-1935): Autorretrato (1932-1935), Dos campesinas (Dos figuras) (1932-1935) y Retrato de joven (1932-1935).

Cinco piezas de Plácido Fleitas (Telde, Gran Canaria, 1915-Las Palmas de Gran Canaria, 1972): las esculturas Tótem (1955), Abstracción 3 huecos (1959) y Sin título (1959-60); Bocetos (1953-54) dibujados sobre papel con tinta, grafito y lápiz, relacionados con las esculturas que se muestran.
César Manrique (Lanzarote, 1919-1992) está representado por  la obra Sexo calcinado (1974), con técnica mixta sobre un lienzo de 1,65 x 2 metros y cuyos tonos cálidos combinan a la perfección con la Montaña Bermeja (1991) de Baudilio Miró Mainou (Barcelona, 1921-Las Palmas de Gran Canaria, 2000).

Otros dos grandes exponentes del arte canario contemporáneo, Lola Massieu (Las Palmas de Gran Canaria, 1921-2007) y Martín Chirino (Las Palmas de Gran Canaria, 1925)  están también representados en la muestra. La primera, con el lienzo Recuerdos de mi niñez (2000); el segundo, con dos esculturas de hierro forjado, de la serie “Crónica del siglo XX”: La morateña (1997) y El poeta sueña (1998).

Manuel Millares (Las Palmas de Gran Canaria, 1926-Madrid, 1972) lo está con Cuadro 111 (1960), con técnica mixta sobre arpillera; el óleo sobre táblex Nuevas realidades (1952) y Maternidad,  sobre cartón y sin fecha, junto con la acuarela sobre papel titulada Lagar del Monte (también sin fecha).

Por último, el público podrá admirar la instalación formada por sillas dispuestas en círculos a modo de Volcán (1995) de Juan Hidalgo (Las Palmas de Gran Canaria, 1927) así como varias composiciones de uno de los artistas tinerfeños vivos más intensos y cotizados: Pedro González (San Cristóbal de La Laguna, 1927), que irrumpe en la muestra con varias obras Sin título de su serie El Bosque (1994): dos lienzos y una pieza en la que empleó técnica mixta. Suya es también Icerse, serie de referencia, gouache sobre papel, de 1962, casi contemporánea de El viento (1959), el gran óleo de 87 por 120,3 centímetros sobre táblex con el que Jane Millares (Las Palmas de Gran Canaria, 1928) está representada en ‘Reinventar la Isla I. Artistas canarios en la colección del CAAM’.

De Manuel Padorno (Santa Cruz de Tenerife, 1933-Madrid, 2002) es Nómada Urbano 30, 31, 32, acrílico sobre un gran lienzo de 2,1 por 4,2 metros que se exhibe junto a la Serie Homenaje a Pepe Espaliú (1974-75) de Cristino de Vera (Santa Cruz de Tenerife, 1931); Magma VII (1979) y Área Circular (1986), talladas en lava por Tony Gallardo (Las Palmas de Gran Canaria, 1929 – 1976) o Chuva Oblicua (1996) de Pepe Dámaso (Gran Canaria, 1933).

Alejandro Reino (Las Palmas de Gran Canaria, 1935) está representado con su obra Abstracción (1958), mientras que Juan Antonio Giraldo (Ciudad Real, 1937) y Félix Juan Bordes (Las Palmas de Gran Canaria, 1939) lo están con la pieza Caso Quinientos, (1976) y dos obras Sín Título (1971 y 1976),  respectivamente.

Las obras elegidas de José Abad (San Cristobal de La Laguna, 1942), dos collages que datan de 1974 y 1975, y una de Juan José Gil (Gran Canaria, 1947). Sí lo tienen en cambio la que éste último bautizó como El mar. Azogue negro (1993) o Danza de la alegría (1996) de Paco Sánchez (Gran Canaria, 1947).

Juan Luis Alzola (Las Palmas de Gran Canaria, 1948) está presente con sus Incisivos (1978), Diente Guanche. Tafira (1978) y Díptico americano (1999), en los que empleó técnica mixta sobre lienzo. Restos mortales III y IV de Juan Bordes (Las Palmas de Gran Canaria, 1948) y dos obras Sin título (1987) de Gonzalo González (Tenerife, 1950) integran también la muestra junto a tres composiciones de 1972 de las que fue artífice Cándido Camacho (La Palma, 1951 – Madrid 1992) y Strand, en la que en 1990 Alfonso Crujera (Sevilla, 1951) usó técnica mixta sobre lienzo.

Almuerzo campestre (1981) de Juan Hernández (Las Palmas de Gran Canaria, 1956-1988); Las tentaciones de San Antonio Pérez Martín (2000) de Fernando Álamo (Santa Cruz de Tenerife, 1952); una composición de 1979 obra de José Antonio García Álvarez (Las Palmas de Gran Canaria, 1954) y otras dos piezas Sin título de  Leopoldo Emperador (Las Palmas de Gran Canaria, 1954) y Juan Gopar (Lanzarote, 1958) culminan este interesante proyecto expositivo.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos