Gran Canaria se vuelca con la celebración del bicentenario de la muerte de José Viera y Clavijo


Hasta el 2 de Mayo de 2013.

Gran Canaria.

El Cabildo de Gran Canaria se vuelca con la celebración del bicentenario de la muerte de José Viera y Clavijo.

Descargar programa de actos en Gran Canaria>>

El Cabildo de Gran Canaria ha impulsado un extenso y completo programa de actos destinado a conmemorar el bicentenario de la muerte de uno de los eruditos canarios más lúcidos de los tiempos: el ilustrado José Viera y Clavijo (Tenerife, 1731-Gran Canaria, 1813).

Recientemente, su presidente, José Miguel Bravo de Laguna, presentó en la Casa-Museo Pérez Galdós las iniciativas puestas en marcha con ocasión de la citada efeméride, entre las que figuran exposiciones documentales, ciclos de conferencias, actividades didácticas orientadas a la comunidad escolar o actuaciones musicales, entre otras propuestas.

El programa, organizado conjuntamente entre las Consejerías insulares de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos y de Medio Ambiente y Emergencias, dirigidas por Larry Álvarez y María del Mar Arévalo, respectivamente; la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria, el Cabildo de la Catedral de Santa Ana, el Museo Canario y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, permitirá acercar al gran público la figura de uno de los más eminentes historiadores de Canarias, cuyo ánimo estuvo siempre presidido por su interés reformista y renovador.

IMPORTANTE ADQUISICIÓN DOCUMENTAL

Bravo de Laguna informó sobre la adquisición por parte de la Corporación que preside de un singular lote de documentos de Viera y Clavijo, integrado por un manuscrito autógrafo que contiene las siguientes obras del autor: el poema ‘Los vasconautas’, ‘El elogio del Barón de Pun’ y el ‘Prólogo al discurso del método de tratar las materias teológicas’. Según destacó, “estas tres obras tienen importancia por tratarse de manuscritos autógrafos del propio autor, especialmente en el caso de Los vasconautas, poema del que mayoritariamente sólo se conservan copias”. El presidente se refirió por último a la relevancia de este tipo de manuscritos, títulos destacados de su etapa lagunera, para la realización de ediciones rigurosas de la obra de Viera y Clavijo.

Según Larry Álvarez, consejero de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo grancanario, José Viera y Clavijo “contribuyó sobremanera al progreso cultural de Canarias con numerosas iniciativas en las que se produjo una conjunción entre Ilustración, educación e Iglesia sin precedentes en la historia de las Islas”. Para el consejero, la Ilustración de Viera y Clavijo se enmarca en la órbita de los vínculos establecidos entre el poder y unos intelectuales que entendieron la importancia de propagar las luces en sintonía con los políticos para instaurar un nuevo orden cultural.

En ese sentido, muchas de las iniciativas puestas en marcha por el intelectual canario estaban encaminadas a respaldar a las familias que acogían niños huérfanos, la creación de escuelas de primeras letras, la enseñanza superior en la Isla, la organización de talleres y cursos para la formación profesional, el cuidado del medio ambiente y de la salud y el progreso material de sus habitantes.

ACTOS DIVERSOS

De los numerosos actos previstos destacan dos exposiciones. La primera, ‘El Diccionario de Historia Natural de Viera y Clavijo’, tendrá lugar en el banco de semillas del Jardín Botánico Viera y Clavijo, mientras que la otra, ‘Viera y Clavijo, bajo el signo de la Ilustración’, ofrecerá en la Casa-Museo Pérez Galdós una perspectiva general de la trayectoria vital del ilustrado canario, desde sus primeros años laguneros (1757-1770), a su paso por Madrid (1770-1783) y últimos años (1784-1813), así como de su vinculación con el movimiento de la Ilustración en el contexto cultural de Las Palmas de aquel tiempo. Además, contempla la exhibición del lote documental adquirido por el Cabildo grancanario.

Hasta un total de nueve conferencias sobre Viera y Clavijo se disertarán desde el 18 de febrero al 25 de abril en distintos centros culturales, en los que varios historiadores repasarán diferentes aspectos del corpus de la obra que acometió el ilustrado canario, desde su contribución al origen de la aerostación española a los cambios introducidos en el sistema educativo, pasando por los análisis de su testamento literario e histórico.

La dimensión del conjunto de la obra de Viera y Clavijo podrá comprobarse en la Librería del Cabildo, que se suma al homenaje del polígrafo mostrando en sus escaparates diversas intervenciones artísticas, y poniendo a disposición del público durante los meses de febrero y marzo las publicaciones editadas por el Cabildo sobre la vida y obra del mismo con interesantes ofertas.

En la Casa-Museo Pérez Galdós tendrá lugar el taller familiar ‘Mi primer libro’, cuyos participantes podrán adquirir un conocimiento básico acerca del libro y la imprenta, así como de las técnicas de encuadernación en rústica. El programa incluye un concierto del Ensemble Academia de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, en la Catedral de Santa Ana, el 21 de febrero, a las 19.30 horas.

José Viera y Clavijo

José Viera y Clavijo

VIERA Y CLAVIJO, EL INTELECTUAL

José Viera y Clavijo mostró desde temprana edad su afición por la literatura, una de sus primeras pasiones, entregándose a la lectura de toda clase de libros, de instrucción y diversión, en prosa y en verso. Benito Jerónimo Feijoo constituye una referencia crucial en su formación, tomando de él la visión crítica, el método y su interés por todos los problemas del espíritu.

En 1770 se traslada a Madrid, donde se introduce en la sociedad cortesana del setecientos. Todo el oropel y el boato de la Corte originaron sus críticas aceradas y una actitud de cierta displicencia ante lo que consideraba vacuidad social, ingresó como miembro supernumerario de la Real Academia de la Historia por mediación del conde de Campomanes, para la que desempeñó trabajos académicos como la censura de obras presentadas a examen para su publicación.

Los viajes se convirtieron en otra fuente de experiencias y ampliación de conocimientos para Viera y Clavijo, que visitó Francia, Flandes, Alemania, Italia. Su nombramiento como arcediano de Fuerteventura en la catedral de la Diócesis de Canarias motivó su traslado a las Islas, pero permaneció aún dos años más en la Corte. Se dice que fue para supervisar la impresión del último tomo de las Noticias de la historia general de las Islas Canarias, que vio la luz en 1783, pero también se ha apuntado que pudo deberse a sus esperanzas de obtener un puesto más relevante en Madrid. De todos modos, en sus cartas da a entender que ansiaba el regreso, que quería abandonar el trasiego mundano cortesano para continuar con sus escritos.

Los últimos años de Viera en su puesto de arcediano de Fuerteventura en la Catedral de Gran Canaria, a partir de 1784, no supusieron una disminución de la actividad literaria, pedagógica, científica, institucional y religiosa. Por sus memorias conocemos la intensa actividad que mantuvo en estos treinta años hasta su muerte, dedicado a facetas diversas: en calidad de arcediano, como director de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Las Palmas de Gran Canaria, como persona volcada en la enseñanza de saberes, como amante y estudioso de la naturaleza canaria, como escritor que traduce obras, principalmente de la lengua francesa, y compone versos…

En relación con las Ciencias Naturales, había impartido en su casa un curso sobre la materia y creado el primer gabinete de las Islas de Historia Natural y de Física. Estas producciones dan cuenta de su pasión por la nueva disciplina, que lo estimulan a redactar el primer intento de catalogación, clasificación y descripción del reino mineral, animal y vegetal del Archipiélago, además de considerarse un trabajo pionero de denominación lingüística de la realidad natural, recogiendo los términos científicos y los usos del lenguaje canario. La obra es un repertorio enciclopédico que recoge oficios, la vida agrícola de los isleños y usos alimenticios. Muestra también su preocupación por la conservación del medio ambiente.

Sus escritos lo sitúan en una posición proespañola frente a la invasión francesa. Su galomanía no pasó del ámbito intelectual y literario, como prueban sus versos patrióticos y satíricos antifranceses. El carácter ilustrado de la obra de Viera se inserta en su vertiente reformista, que intentó conciliar las tradiciones cristianas con el empuje de las propuestas desveladoras de los prejuicios y de las supersticiones. Toda su trayectoria y su producción están animadas por sus intereses por traer las luces a las viejas estructuras.

Donde mejor se apreció su talante ilustrado fue en la redacción de su obra histórica, que afrontó con una metodología innovadora, con la pretensión de hacer una historia de Canarias que superara a las anteriores, y sintetizara los hechos más relevantes de la historia con un discurso histórico riguroso. Muestra un talante crítico independiente, superando las fuentes tradicionales y recurriendo a otras nuevas. Su estilo es más de literato que de un historiador, dando como resultado un texto con un estilo brillante. Su empeño didáctico fue central en la cultura ilustrada, animada por el deseo de propagar todas las novedades y de generar una sociedad nueva que mirara hacia la modernidad.

Como ocurría a muchos contemporáneos de Viera, mantuvo intactas sus creencias religiosas y se mostró siempre a favor de la política borbónica. De este modo, su “afrancesamiento” significó su admiración por la cultura gala, pero no su aceptación de tesis más revolucionarias, por ejemplo, en materia política.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos