HR Eventos y la Escuela de Baile Increscendo, involucran a todo un restaurante para gran sorpresa con un Flashmob


[wide]

[/wide]

23 de Noviembre de 2012.

HR Eventos y la Escuela de Baile Increscendo, involucran a todo un restaurante para gran sorpresa con un Flashmob

El pasado sábado 17 de noviembre de 2012, tuvo lugar una fiesta sorpresa privada organizada por HR Eventos, para homenajear a una gran mujer.

HR Eventos convocó a todos los participantes de la sorpresa para lograr la realización de un Flashmob, el cual sirvió como espectacular inicio de fiesta. La particularidad de este evento privado fue sin duda la colaboración y complicidad de todos los allí presentes; comenzando por el personal del restaurante, clientes allí congregados, las invitadas a la fiesta, entre otros.

El objetivo de la noche fue “sorprender”. Horas previas a la llegada de la homenajeada, las organizadoras (Hiurma Delgado y Rita Abrante), se encargaron de acondicionar el lugar con una decoración específica y personalizada para el evento, dirigir e informar a los colaboradores y curiosos junto con las invitadas, que sin saberlo de antemano, tendrían un papel importante en la apertura de fiesta.

La elección de realizar un flashmob, fue motivado principalmente por sus resultados únicos, espectaculares y por lo poco común que son estas puestas en escena en nuestro entorno.

HR Eventos quiso apostar por el grupo coreográfico de la Escuela de Baile INCRESCENDO de la Villa de La Orotava. Dirigidos por la coreógrafa Clemen Machado, los bailarines Gabriela Fernández Rivero, Claudia Lorenzín Hernández, Amanda Guerra Machado, Pedro Guerra Machado, Omar García García y Luisana García Piccolo, hicieron posible la realización de un fantástico flashmob. Estas seis jóvenes promesas congregadas en el lugar, deleitaron a todo el público presente con su buen hacer y su profesionalidad.

HR Eventos y Bailarines Escuela Increscendo

Minutos antes de que la homenajeada llegara al restaurante, camareros, colaboradores, bailarines, invitadas y demás presentes ocupaban sus puestos y recibían las últimas instrucciones para que todo saliera como se había previsto.

Los nervios y la emoción estaban a flor de piel cuando la homenajeada hizo su entrada al restaurante acompañada de sus hijas. Todos nuestro cómplices se encontraban en sus posiciones, los fotógrafos en varias mesas simulando ser otros clientes que se encontraban cenando, los bailarines en otra mesa haciendo creer que se encontraban en una cena de amigos y las invitadas escondidas en otra sala del restaurante esperando la señal de su salida. Nuestro primer cómplice, el camarero José, se acercó a ellas y las invitó a tomar asiento en la mesa que habíamos elegido como la idónea para poder disfrutar de todo lo que allí iba a acontecer.

Tras ofrecerles la carta del restaurante, entró en acción la gran cómplice de la noche, la bailarina Gabriela Fernández. Con una rosa en la mano se levantó de su asiento y se dirigió a la sorprendida ofreciéndosela. Sin tiempo a que esta última pudiera reaccionar y comentar este hecho con sus hijas, la música empezó a sonar y los bailarines poco a poco fueron tomando sus puestos hasta que juntos comenzaron el flashmob, con una entrega y sincronización digna de admirar. En ese momento todos los fotógrafos y cámaras que se encontraban sentados en mesas contiguas se levantaron para inmortalizar el momento creando una sensación de ambiente “plató televisivo”.

La sorprendida no daba crédito a lo que allí estaba ocurriendo, cámaras, flashes, curiosos alrededor y unos magníficos bailarines bailando única y exclusivamente para ella. El gran colofón se produjo cuando en un momento los bailarines se dispersan creando expectación. Cuando rápidamente aparecen llegan acompañados de las invitadas y juntos continúan el flashmob. Las sensaciones vividas en ese momento fueron únicas y especiales. Poder observar a un gran grupo de personas siguiendo una coreografía a la vez produjo el entusiasmo de los allí presentes que se animaron acompañando con palmadas y algún que otro paso.

Como es propio de un flashmob, al terminar la canción el grupo se dispersó y los bailarines con gran profesionalidad, habiendo asumido perfectamente su papel, volvieron a su posición inicial y ocuparon nuevamente su mesa, dando la sensación de que allí no había ocurrido nada.

La sensación general fue de auténtica unanimidad, la gran satisfacción de todos los presentes era palpable seguido de la reacción de nuestra homenajeada que no daba crédito a lo que allí ocurrió. El objetivo había sido logrado y HR Eventos logró junto a los bailarines de la Escuela de Baile Increscendo: involucrar a todo un restaurante para un flashmob.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos