La Librea de Valle de Guerra, un símbolo de identidad cultural


28 de enero de 2014.

¿QUE ES LA LIBREA DE VALLE DE GUERRA?

La Librea de la Virgen, símbolo de identidad cultural de un pueblo que ha sabido combinar el crecimiento social y económico de sus habitantes, sin perder el vínculo con sus ancestros.

La reciente noticia confirmando la declaración como Bien de Interés Cultural, con categoría de ámbito local, a favor de la Librea de Valle Guerra (Decreto 132/2007 de 24 de mayo), ha supuesto una gran alegría para el pueblo y, particularmente, para la Asociación de Amigos de la Librea que durante los últimos años ha trabajado dura y concienzudamente con la intención de aumentar el reconocimiento popular e institucional de este acto.

La Librea de Valle de Guerra, un símbolo de identidad cultural

La Librea de Valle de Guerra, un símbolo de identidad cultural

La escenificación de la Librea de Valle de Guerra es un acto cultural, tipo auto-sacramental, fuertemente arraigado en la cultura popular, no sólo en la comarca del Nordeste de Tenerife sino en toda Canarias, que se ha convertido en el símbolo de identidad más representativo del pueblo de Valle de Guerra.

Está inspirada en la histórica Batalla de Lepanto, acontecida en 1571 en el Golfo del mismo nombre, entre una poderosa flota naval del Imperio Turco y la armada de la Liga Santa, constituida a instancias del Papa Pío V, por soldados y navíos de España, Estados Pontificios y Venecia, con el fin de frenar la expansión del Imperio Otomano que amenazaba peligrosamente a Europa Occidental y Norte de África.

El desarrollo secuencial de la representación de La Librea contempla dos aspectos diferenciados, pero a su vez complementarios: Por una parte, el desfile de los barcos de la Virgen, y por otra, la representación de la batalla naval con su preámbulo de relato de acontecimientos históricos.

Hasta el año 1966, aproximadamente, los dos barcos de la Virgen recorrían el sábado por la tarde el trayecto desde el barrio de La Hondura (donde se aprestaban) hasta la plaza de la iglesia, que era de tierra en aquel entonces. A la llegada de los barcos se establecía una carrera alrededor de la iglesia vieja (hoy desaparecida) entre ambos barcos, ganando aquel que consiguiera hacer el recorrido en menor tiempo.

Librea de Valle de Guerra

Librea de Valle de Guerra

En la actualidad, la noche del acto se realiza una procesión en la que, tras los oficios religiosos, una escuadra compuesta por seis soldados y un Capitán, ataviados con trajes de la época (que le dan la denominación de Librea) y fusiles que son reproducción de los que se utilizaron en el segundo tercio del siglo XVI, escoltan a la Virgen del Rosario alrededor de la iglesia. Previamente, el Capitán de la escuadra de escoltas ha solicitado permiso al párroco, para hacerse cargo de la custodia de la imagen sagrada y, concedido el permiso, prometen devolverla al templo en las mismas condiciones que le fue entregada.

La representación de La Librea, está dividida en 4 actos:

  • La introducción histórica, que relata los acontecimientos que se vivían en Europa a principios de 1570.
  • Los prolegómenos del combate, acontecidos en las armadas cristianas y turcas antes del enfrentamiento.
  • La batalla y posterior derrota del ejercito turco.
  • Y la rendición de los vencidos y su ofrecimiento a la Virgen del Rosario.

Todo el evento está acompañado de música especialmente seleccionada para cada acto, y de efectos pirotécnicos especiales.

Librea de Valle de Guerra

Librea de Valle de Guerra

ELEMENTOS PATRIMONIALES ESENCIALES DE LA TRADICIÓN

El Traslado del Barco de La Virgen

Al atardecer, desde el barrio de La Hondura se desarrolla el traslado del llamado barco de la Virgen; un desfile que transcurre a toque de tambor, escoltado por La Escuadra con Capitán.

El Rezo del Rosario

Terminada la tradicional cena de familia, los vecinos acuden a la iglesia a participar del rezo del Rosario en honor a la Virgen del mismo nombre y en cuyo loor se celebra La Librea.

El Auto

El Auto se desarrolla tras el rezo del Rosario siguiendo una secuencia de escenas que conforman un “todo continuo”.

El Inicio

El Auto se inicia ante la puerta sur de la iglesia con el ritual de La Escuadra de La Virgen.

La Escuadra de La Virgen

La Escuadra de La Virgen la componen un grupo de soldados al mando de un Capitán, con funciones de escolta y honores a La Virgen.

El Capitán de la Escuadra solicita licencia al Sr. Cura Párroco para rendir honores a la Virgen junto a sus soldados, y posteriormente escoltarla en la procesión que la llevará a ocupar el lugar principal del marco escénico de la representación de Lepanto, y hasta su retorno al templo.

Las Loas

Las loas se producen como manifestaciones populares espontáneas de vecinos devotos de la Virgen, a su paso.

La Representación de los sucesos de Lepanto

La Representación incluye los siguientes actos:

· Introducción histórica
· Agrupamiento de la soldadesca y navegación,
· Avistamiento del enemigo
· La Batalla y Victoria de La Liga
· Ofrenda de los soldados a la Virgen

Finalización del Auto

Terminada la Representación de Lepanto, la Virgen retorna en procesión a la puerta sur de la iglesia, ante la cual el Capitán de La Escuadra la entrega al Sr. Cura Párroco mediante el ritual establecido, dándose por concluido el Auto.

La Exhibición Pirotécnica

Como colofón de La Librea, tiene lugar una gran exhibición pirotécnica en honor a La Virgen del Rosario.

EL AUTO SACRAMENTAL

El Auto histórico-legendario de La Librea del Valle de Guerra ofrece la grandiosidad del elemento ornamental, la fusión perfecta de ideología, drama, poesía, escenografía y teología, y el empleo recurrente y persistente de la alegoría.

La consideración que durante muchísimos años se tuvo de que La Librea se encuadraba en las fiestas de moros y cristianos, a semejanza de las que se celebran en la amplia geografía peninsular, hoy ya no se sostiene, a tenor de las aportaciones que la abundante documentación estudiada me ha ofrecido. Por el contrario, me reafirmo en que La Librea del Valle de Guerra es una fiesta de exaltación de un acontecimiento histórico concreto: La Batalla de Lepanto; y sus protagonistas son los canarios que en ella combatieron y la Virgen que los protegió en la consecución de la victoria.

Entre el conjunto de celebraciones que componen esta fiesta de exaltación, destaca la representación del Auto Sacramental “Libreas del Rosario” de quien suscribe, sin que necesariamente en el Auto se encuentre presente el misterio de la eucaristía- condición necesaria en los primeros tiempos de la aparición de este género teatral-, reuniendo los elementos de la definición académica actual por cuento es un composición dramática de breves dimensiones, en la que interviene un personaje bíblico- María en su advocación del Rosario-, y en cuyo loor se representa el auto; está presente Dios, y se recurre a la alegoría frecuentemente.

Fue Tomás de Aquino quien puso las bases del género dramático auto sacramental al teatro europeo- derivado del teatro grecolatino-, en el oficio divino de la festividad del Corpus Christi que serviría de inspiración a los grandes autores de los autos sacramentales, especialmente a Lope de Vega, Tirso de Molina y Pedro Calderón de la Barca, los cuales recogieron en sus obras la presencia de Cristo. De esta manera, el auto sacramental no es sólo folklore, ni sólo simbología, ni siquiera un simple espectáculo teatral, sino que es la conjunción de los tres elementos.

El gran hispanista Ludwig Pfandl ve en el auto sacramental un drama verdaderamente simbólico, en el que se presenta la vida alegórica del mundo y la naturaleza, los efectos y los sentimientos, la inteligencia, la voluntad y la imaginación como potencia del alma; la historia religiosa y la profana, el pasado, el presente y el futuro se presenta como el conjunto de la iglesia purgante, militante y triunfante bajo la protección de aquellas ideas, juntando el universo y la humanidad en una gran parábola; así la motivación de la Liga Santa la determina la fe en Cristo, encabezada por el propio Papa Pío V, el Rey Católico Felipe II y el cristianísimo Dux veneciano.

Basándonos en las definiciones anteriores, podemos concluir que La Librea de Lepanto del Valle de Guerra reúne la estructura de un auto sacramental, en el que los grandes protagonistas son Dios, el Hombre y el Mal.

La divinidad en La Librea del Valle de Guerra se manifiesta a través de la Virgen María (del Rosario), la cual aparece integrada en el marco escénico desempeñando su propio papel en el drama; a Ella se dirige el personaje de Juan de Austria para pedirle protección en la contienda y gratitud en la victoria, y a Ella también alaban los soldados turcos una vez convertidos, expresándole su admiración; todos reconocen y aceptan sus divina protección.

El hombre viene representado en la figura de Juan de Austria, quien porta las alegorías de la fe, el buen trabajo, la sabiduría, la esperanza, la caridad y la misericordia; es el héroe virtuoso, valiente y magnánimo.

El diablo ( el Mal) lo simboliza el personaje impío de Alí-Bajá, encarnación de la tiranía y la desmesura, la imprudencia, la soberbia, el insulto, el desprecio que derrochará durante toda la representación, hasta el momento de su agonía de muerte.

“Libreas del Rosario” está encuadrado en la clasificación del auto histórico-legendario. El drama desarrolla un argumento histórico, con la descripción cronológica de los acontecimientos políticos en la Europa del siglo XVI, dominados por las guerras de religión, y que desencadenaron el suceso de la batalla frente al turco infiel, cuya lucha y feliz resultado fueron y siguen siendo materia de auténtica leyenda, dada la disparidad de fuerzas enfrentadas y que a priori eran desventajosas para quien finalmente acabó venciendo; leyenda que viene personalizada en la figura de Juan de Austria, considerado un Mesías, y en la alegoría de la Providencia representada en la Virgen María (del Rosario), sin cuya intersección no se hubiese producido el resultado de la victoria, según cuenta la tradición.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos