La muestra “Retratos en la colección de la Casa de Colón” llega a Teror


Del 28 de Febrero al 15 de Marzo de 2013.

En la Casa de la Cultura de Teror. Gran Canaria.

La muestra “Retratos en la colección de la Casa de Colón” llega a Teror.

A través de la Consejería de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos, que dirige Larry Álvarez, el Cabildo grancanario inaugura este jueves, día 28 de febrero, en la Casa de la Cultura de Teror (Plaza Pío XII, s/n) la muestra Retratos en la colección de la Casa de Colón, una exposición de pintura integrada por piezas fechadas entre mediados del siglo XIX y la década de 1940.

La citada muestra, que podrá contemplarse en la Villa Mariana hasta el 15 de marzo, forma parte del Circuito de Artes Plásticas Gran Canaria en Vivo, que, de manera itinerante, se exhibe por distintos centros y espacios culturales de la Isla, y está organizada por el Centro de Artes Plásticas de la mencionada Consejería, a partir de obras que forman parte de los atractivos fondos del museo americanista.

Retratos en la colección de la Casa de Colón

Retratos en la colección de la Casa de Colón

La exposición Retratos en la colección de la Casa de Colón puede visitarse (salvo festivos) de lunes a domingo, de 12.00 a 14.00 horas y, en horario de tarde, de lunes a viernes, de 18.00 a 20. 00 horas. Tras su paso por Teror, visitará los municipios de Santa Brígida (mayo), Agaete (mayo-junio) y Agüimes (septiembre-octubre).

Entre las piezas de la muestra sobresale La Dama, fechada a mediados del siglo XIX, la cual nos acerca a una persona austera y distante. Algo similar ocurre con el retrato de José Oliver de Valentín Sanz Carta, del mismo siglo. Frente a estos retratos fríos, se puede ver el de un Carlos III de aspecto bonachón. Federico Valido retrata a Felipe Massieu Verdugo mostrándolo como un personaje desdibujado que aparece con porte sereno, enfatizado por el rostro amable que se esconde tras una gran barba blanca.

De 1930 son ya dos retratos de Massieu y Matos. Ambos realzan las cualidades de los retratados con contención en las miradas y las sonrisas, aumentando su cercanía. De Gómez Bosch se muestra en esta selección una obra marcadamente regionalista y complaciente, el retrato de una mujer ataviada con vestimenta nestoriana (1934). En cambio, las obras de inicios de la década de 1940, correspondientes a las realizadas por Carlos Morón y Lola Massieu, ofrecen al público retratos más descarnados, más duros, personajes que muestran en sus rostros acaso la complicación que han conllevados sus existencias.

El retrato es un género casi consustancial al ser humano, a su necesidad de proyectarse hacia el otro y, para ello, se han creado infinidad de arquetipos que representan las múltiples facetas del yo. Así, puede ser representación fidedigna, imaginada, alegórica, hagiográfica psicológica… El retrato ha indagado en el interior de las personas poderosas, de los desdichados y marginados, de los hombres, las mujeres y los niños, para mostrar la belleza, la fealdad, la perfección o la imperfección. El retrato sitúa también al espectador ante la bondad, la maldad, la indiferencia, la arrogancia y la humildad.

El retrato, en definitiva, presenta tantas variables como personas hay, para lo que indaga tras la apariencia de los rostros buscando y poniendo de manifiesto nuestras grandezas y miserias. En cierta medida, supone la inmortalidad, la trascendencia… Y es que, como reza un viejo aforismo funerario, “vivimos mientras alguien nos recuerda” y, sin lugar a dudas, el retrato es uno de los mejores recordatorios de que alguna vez existimos.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos