La Orquesta Sinfónica de Bamberg inaugura el Festival de Música de Canarias 2012


[wide]

[/wide]

6 de Enero de 2012.

La Orquesta Sinfónica de Bamberg inaugura el Festival de Música de Canarias 2012.

Con los compases de la Obertura Cosi fan tutte de Mozart arranca el Ciclo el 10 de enero, en el Alfredo Kraus y dos días después, en el Auditorio de Tenerife

Jonathan Nott dirigirá a esta formación, embajadora de Baviera, con dos intensos programas en cada una de las sedes

Será la encargada de ejecutar, en la segunda audición, el Concierto para piano y Orquesta de José Manuel López, estreno mundial por encargo del Festival

Con los compases de la Obertura Cosi Fan Tutte, de Mozart, a cargo de la Orquesta Sinfónica de Bamberg, dirigida por Jonathan Nott, dará comienzo la 28 edición del Festival de Música de Canarias, en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria (10 de enero) y dos días después en el Auditorio de Tenerife ‘Adán Martín’ 12 de enero). Esta formación sinfónica, embajadora de del Estado de Baviera, siempre ha gozado de una posición especial en el mundo musical. Firmemente arraigada en la región de la Alta Franconia y en la ciudad de Bamberg, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ofrecerá en el Festival de Canarias dos programas, los días 10 y 11 de enero, en la capital grancanaria; y el 12 y 13, en Santa cruz de Tenerife.

En su primera audición ofrecerán al público del nuevo Ciclo, la Obertura Cosi fan tutte y el Concierto para piano nº 23, de Wolfgang Amadeus Mozart, actuando como solista Jinsang Lee. Cierra el concierto inaugural la Sinfonía nº 7 de Dvorak.

En la segunda audición la Sinfónica de Bamberg al frente de Nott es la encargada de llevar a buen puerto el estreno mundial por encargo del Certamen, el Concierto para piano y Orquesta del español, José Manuel López, teniendo como solista a Alberto Rosado. La formación sinfónica se despide de su paso por la edición 2012 con la Cuarta Sinfonía de Mahler, cuya escritura es también un final de ciclo en el catálogo mahleriano, ya que con ella cierra la etapa juvenil. Sobre el escenario estará la voz de Mojca Erdmann, para cantar el lied La vida celestial.

Primer programa:

Wolfgang Amadeus Mozart (1756- 1791) Obertura de Così fan tutte y Concierto para piano núm. 23, en la mayor, K. 488.

La obertura de Así hacen todas es una pieza doblemente magistral porque, por un lado, funciona a la perfección como pieza orquestal aislable para el concierto y, por otro, está logradísima en su carácter funcional de página que preludia una representación y debe situar anímicamente al oyente ante lo que va a acontecer en cuanto el telón se levante. Se trata, ante todo, de una música pletórica, vitalista y admirable.

El Concierto núm. 23 está fechado en Viena el 2 de marzo de 1786. En el primer trimestre de aquel año, Wolfgang Amadeus Mozart terminó prácticamente Las bodas de Figaro, compuso El Empresario, revisó Idomeneo y, además de otras obras menores, tres semanas después de este Concierto en La mayor rubricó la partitura de un nuevo concierto de piano, el sensacional Concierto en Do menor. Estudiosos de la obra mozartiana consideran estas dos obras maestras -los Conciertos K. 488 y 491- como complementarias entre sí y se apunta la siguiente consideración: sus tonalidades requieren, respectivamente, tres sostenidos y tres bemoles en la clave, lo que cabe considerar como un apunte hacia la masonería que Mozart había abrazado, habida cuenta del simbolismo del número tres.

Para el crítico García del Busto, “este Concierto posee toda la gracia melódica y el continuo flujo entre la sonrisa y la melancolía que caracteriza a buena parte de la obra de la madurez mozartiana.

Antonín Dvořák (1841-1904) Sinfonía núm. 7, en re menor, op. 70

En 1883, el nuevo y rotundo éxito animó a la London Musical Society a distinguir al maestro nombrándole miembro de honor e invitándole a componer una obra orquestal para ellos. Y ésta sería Sinfonía en Re menor, op 70, séptima en la definitiva ordenación cronológica de las sinfonías de Dvorak. El encargo se llevó a cabo en junio y en diciembre se enfrascó Dvorak en la composición de la obra, que quedaría lista a mediados de marzo de 1885. Dvorak dirigió el estreno de su séptima Sinfonía en el St. James’s Hall el 22 de abril, en un ambiente propicio al que supo responder como compositor y como intérprete obteniendo otro señalado triunfo.

Atravesaba por entonces un momento pletórico de madurez y logró una Sinfonía cuya calidad aguanta muy bien la comparación con sus hermanas las sinfonías Octava y Novena (Nuevo Mundo), más celebradas que la Séptima. Dvorak fue un compositor de “inspiración notable y gran oficio, cuya entrega y tenacidad alcanzaron el fruto al que implícitamente tendía su esfuerzo: el de lograr una síntesis personal entre los acentos nacionalistas -con modelo en Smetana- y la tradición de las formas clásico-románticas germanas, con modelo irrenunciable en su venerado Brahms”, apunta García del Busto. Esta Sinfonía en re menor es un buen prototipo de la convergencia de las dos líneas estéticas mencionadas por el crítico.

Segundo Programa

José Manuel López (1956) Concierto para piano y orquesta es una obra cuya composición se extiende en un largo periodo de tiempo, según su compositor “indispensable para la mutación profunda que ha sufrido mi forma de sentir y escribir la música”. La obra está dedicada a Rafael Pardo, un amigo, a quien le une la pasión por la música. Se trata de una gran polifonía de partículas que representa una visión nueva del hecho musical, en cuya base está el pensamiento pionero de Horacio Vaggione. Esta polifonía es en realidad una manifestación de estados de tiempo y energía que cohabitan, con voluntad de trascender los conceptos tradicionales de armonía, contrapunto, ritmo, orquestación…, revisados en base al conocimiento actual del sonido, de las técnicas extendidas de los instrumentos acústicos, de la espacialización, como también de la forma y de la microforma. “Importantes en el devenir de la obra son los tratamientos y modos de preparación del piano solista, que tienen su correspondencia directa con el tratamiento de la orquesta, y que en el caso del piano son de carácter fijo y móvil”, explica López.

Gustav Mahler (1860-1911) Sinfonía núm. 4, en sol mayor

La Cuarta Sinfonía en sol cierra, a juicio de los críticos y musicólogos, un ciclo en el catálogo mahleriano. En cierta medida, culmina con ella la etapa juvenil. Textos y voces no reaparecen hasta la “Octava”, Lo descriptivo se transforma en abstracto gradualmente y es significativo que el rechazo de los programas a partir de esta partitura. En este sentido, puede hablarse de elaboración filosófica aplicada al pensamiento musical, criterio reiterado por Mahler a partir del sentimiento de estar predestinado a crear un ideario y un lenguaje proyectados para el hombre futuro.

Mahler comenzó la Cuarta en julio de 1899 y la concluyó en Maiernigg el 6 de agosto de 1990, cuando contaba 40 años. El mismo dirigió el estreno en Munich, el 25 de noviembre de 1901, mal entendido y peor recibido por el público, La respuesta del compositor a los silbidos y abucheos no se hizo esperar: “Están tan corrompidos por la música de programa que son incapaces de apreciar cualquier obra desde un punto de vista estrictamente musical”. Tenía razón

Orquesta Sinfónica de Bamberg (Filarmónica del Estado de Baviera), siempre ha gozado de una posición especial en el mundo musical. Firmemente arraigada en la región de la Alta Franconia y en la ciudad de Bamberg, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, cuenta con el apoyo de más de 6.000 abonados a su serie de conciertos en una ciudad de sólo 70.000 habitantes.

Hoy, como en el pasado, la Orquesta Sinfónica de Bamberg enarbola el estandarte de la ciudad en las salas de conciertos internacionales y actúa como “Embajadora Cultural de Baviera en el mundo”. La orquesta es invitada permanentemente para participar en los más importantes festivales de música y efectúa giras por todo el mundo. Las grabaciones de la orquesta han sido merecedoras de numerosos premios entre los que cabe destacar el Premio MIDEM Clásico 2010 y el Premio Internacional “Toblach Komponierhäuschen 2009″ por el registro de la Sinfonía núm. 9 de Gustav Mahler con el sello Tudor, que no hacen sino confirmar la alta reputación que la Sinfónica de Bamberg goza en todo el mundo.

Esta reputación se ha ganado también con los magníficos directores titulares e invitados que durante décadas han presidido la Sinfónica de Bamberg y han ayudado a formar su carácter. Desde enero de 2000 la dirección artística de la orquesta ha estado en manos del director Jonathan Nott.

Jonathan Nott, director Titular de la Orquesta Sinfónica de Bamberg desde el año 2000, ha llevado a esta formación, de gira con asiduidad por Sudamérica, Rusia, Japón, EE.UU., Festivales de Edimburgo y Salzburgo, así como a los Proms de la BBC en Londres. Nott fue nombrado “Artiste Étoile” en el Festival de Verano de Lucerna 2007, donde la Sinfónica de Bamberg fue orquesta residente del festival.

Nacido en Gran Bretaña, Jonathan Nott estudió música en la Universidad de Cambridge, canto y flauta en Manchester y dirección en Londres. Su carrera como director comenzó en los teatros de ópera de Frankfurt y Wiesbaden en donde dirigió el principal repertorio operístico, incluyendo El Anillo del Nibelungo. Además, inició una larga relación con el Ensemble Modern de Francfort. Fue director titular de la Orquesta Sinfónica de Lucerna en 1997 y del Ensemble Intercontemporain de París en el año 2000.

Jonathan Nott ha dirigido a las mejores orquestas del mundo, entre las que se incluyen la Filarmónica de Berlín, la Filarmónica de Viena, las Filarmónicas de Los Angeles y Nueva York, la Concertgebouw de Ámsterdam, Gewandhaus de Leipzig, Orquesta Sinfónca de Hamburgo (NDR), la Sinfónica de Tokyo (NHK) y la Filarmónica de Múnich. En 2009 dirigió la Joven Orquesta Gustav Mahler en una triunfal gira europea.

Comprometido con la música contemporánea ha dirigido varios estrenos mundiales de importantes compositores contemporáneos.

Jinsang Lee, piano

Nacido en 1981, Jinsang Lee empezó su educación en la Korean National University of Arts, donde recibió clases del profesor Daejin Kim y graduándose en 2003. Posteriormente viajó a Europa para ampliar su formación. De 2003 a 2006 estudió y se graduó en la Hoschchule für Musik de Núremberg con los profesores Wolfgang Manz y Julia Goldstein.

Lee ha recibido numerosos premios, entre los que cabe destacar el primer premio en el prestigioso concurso “Geza Anda” en 2009, donde además consiguió el premio del público. Su actividad como concertista ha empezado con gran impulso, y lo ha llevado ya a actuar en varios continentes. Entre sus proyectos están sus actuaciones junto a la Filarmónica de Württemberg, la Orchestra della Svizzera Italiana, la Filarmónica de Graz , la Orquesta de Cámara de Viena, la Orquesta de Cámara de Zúrich o la Orquesta Tonhalle de Zúrich.

Mojca Erdmann, alabada por la crítica y amada por el público por su belleza en el tono y el arte impecable, la joven soprano es una estrella en rápido ascenso dentro de la escena musical internacional. La crítica comenta su fuerte personalidad en el escenario, su hermosa y cálida voz, técnicamente perfecta y muy expresiva. Nacida en Hamburgo, comenzó a recibir lecciones de violín a la edad de seis años, al tiempo que cantaba en el coro infantil de la Ópera Estatal de Hamburgo y recibía lecciones privadas de canto.

Mojca Erdmann es una artista excepcionalmente versátil, y por ello es muy buscada para interpretar repertorio de música contemporánea.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos