‘La ventana indiscreta’ del fotógrafo herreño Alexis W rinde un homenaje a Pedro Zerolo en Madrid


La inauguración tendrá lugar el jueves día 2 de julio a las 22: 00 horas y se podrá visitar hasta el 17 de julio.

El artista herreño Alexis W presenta el jueves día 2 de julio, en la calle Pelayo de Madrid, la edición numero XIII de su proyecto expositivo “ La ventana indiscreta “, dando continuidad a la propuesta que nace en este escenario en el año 2003.

Siguiendo la misma lógica de ediciones anteriores , el artista dispone doce imágenes aleatoriamente por los balcones de los edificios de la calle proponiendo un dialogo, un ejercicio de especulación estética entre la arquitectura urbana, el espacio publico y la ciudad. Las imágenes de esta edición mas que en otras anteriores se ofertan al espectador como ventanas abiertas a la indiscreción.

El autor recurre de nuevo a las encrucijadas del genero, a los territorios del cuerpo y la identidad del sujeto para mostrar una serie en la que dos mujeres besándose son las protagonistas de la representación .

Pedro Zerolo. Eagle Studio, Madrid 2008Alexis también quiere hacer un homenaje a la memoria Pedro Zerolo , uno de los personajes claves en los logros de la lucha por los derechos civiles en este país, por ello dispondrá un retrato suyo en uno de los balcones de la calle.

“ Este año con la ventana indiscreta quiero rendir un emotivo homenaje a la memoria de Pedro Zerolo, un amigo, una gran persona con la que he tenido la suerte y el placer de compartir muchos buenos momentos en esta ciudad. Tal vez sin él, sin Pedro, este proyecto no hubiera podido ser realidad. Voy a echar de menos su cita puntual a la inauguración de la ventana. Pedro Zerolo, todo un ejemplo de dignidad y coraje. Gracias Pedro. “

Un beso es mucho más que un gesto de cariño, una manifestación tan antigua como la vida misma. Es una de las mayores tormentas químicas y también una de las más grandes revoluciones interiores que puedan vivirse y que se desata en el organismo en el momento en que los labios rozan la piel de otra persona. Cada beso consume como mínimo 12 calorías, mueve hasta 36 músculos y acelera el ritmo cardiaco de 60 a 100 latidos por minuto. Su impacto refuerza el sistema inmunitario y activa la parte central del cerebro. Como plantean muchos psiquiatras buena parte de nuestra felicidad depende del numero de besos que demos y recibamos.

La narración en blanco y negro de esta edición gira en torno a ese encuentro entre dos individuos como un conflicto entre pasiones que se resuelve en la carnalidad de los labios. La calle, el lugar del encuentro entre la imagen y el espectador, donde lo intimo se hace evidente nos acerca al difuso límite entre lo público y lo privado en un acto de normalización del deseo del otro .

La historia del beso transciende a sus connotaciones sexuales y culturales contemporánes, así que cada cultura tiene su propia poética del mismo y su interpretación varia en cada una de ellas. La historia de la humanidad, del arte y la cultura, están llenas de casos que lo certifican: el beso de Judas, el de la traición, fue el causante de la muerte de un dios; ese beso caníbal del Saturno de Goya devorando a sus hijos que nos dice que el tiempo todo lo destruye y todo lo acaba o el beso de Eros, dios del amor, que lanza sus flechas a Pshyque, la razón, y tras errar y clavársela en su propio pie se ve enamorado. No podemos pasar por alto en la historia de la representación el beso de Antonio Canovas, entre el amor y la razón, pues simboliza la violencia de las pasiones como “ El beso “ de Klimt, Rodin , Rubens, Magrite y Toluose Lutrec entre otros. El imaginario colectivo del siglo XX se llena de hitos históricos que se resumen en la imagen de un beso, como el fraternal entre Erich Honecker y Breznev como símbolo de hermandad socialista, o el beso de dos desconocidos (una enfermera y un marinero en Times Square ) para celebrar el fin de la segunda Guerra Mundial, sin olvidar tampoco el 13 de Abril, día internacional del beso. Un beso puede resucitar a los muertos y romper maldiciones en los cuentos infantiles y convertir a los sapos en príncipes…

El deseo de dos mujeres o dos hombres y su sexualidad aceptada con libertad no deja de ser prejuicio para muchos. En esta edición de LVI no hay un afán provocador hacia esa intolerancia moralizante de siempre que ve perversiones donde habita el deseo y la naturalidad. La ventana indiscreta de 2015 reflexiona sobre las poéticas del beso para hablar del hombre y de la mujer, y de la historia de sus pasiones.

 

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos