Lo natural de la especie humana, por el escritor canario Andrés Expósito


13 de Julio de 2012.

Lo natural de la especie humana.

Por Andrés Expósito.

Lo natural del ser humano sería proteger y defender por encima de todo a otro miembro de su especie. Eso podría darnos esa estratégica ventaja de la que tanto inconscientemente alardeamos, un nivel superior, una evolución forjada y adquirida a lo largo de cientos de años sobre las diferentes especies que actualmente pueblan o han poblado el planeta tierra. Sin embargo, en esa conducta permanecemos invariables, desmemoriados y primerizos. Lejos de pensar que la violencia en ciudades civilizadas solo es un hecho aislado, y que más pareciera viene dado por la ausencia de normas y leyes que no se cumplen o no existen, la verdad es que solo son fruto de una involución del ser humano.

Esas conductas violentas a las que en una u otra manera desatendemos, creyentes que solo son situaciones y actitudes desprovistas de un orden legal y educativo, se presenta preocupante e indignante en el preciso instante en que un solo miembro de la especie arremete contra otro en una actitud que genere violencia. Es tan preocupante el dolor y sufrimiento de la victima como receptor de dicha violencia, como que, la sociedad o su entorno, la educación o la ausencia de esta, los demás miembros de la especie, directos o indirectos, cercanos o lejanos, no hayan sido capaces de erradicar esa conducta violenta de uno de sus miembros, y de igual manera, no se haya conseguido fraguar durante tanto tiempo una evolución paralela entre todos los miembros para poder coexistir de manera libre y respetuosa.

En la manada, lo ideal y natural es que todos los individuos que la forman evolucionen socialmente en la misma manera, y que, todo lo social y comunitario produzca un desarrollo general de convivencia entre unos y otros, indiferente del carácter, personalidad o independencia del propio miembro en relación a los demás. He dicho manada, porque aunque algunos sientan la ofensa ante la designación de dicha palabra, seguimos siendo una especie producto de La Vida, una especie como cientos de miles de especies generada por La Vida a lo largo de Los Tiempos. Esa narcisista creencia de especie superior, solo es otro pensamiento y actitud equivocada, una manera penosa de despreciar y desacreditar. Muchas de nuestras involutivas actitudes solo propinan un desarraigo y un azote a los propios miembros de nuestra especie, una adulteración y exterminio entre nosotros mismos, y no solo hablo de guerras u homicidios.

Alimentamos inconclusas y nefastas excusas al pensar despectivamente que esa violencia ocurre en otros países, en otros continentes, o en ese barrio cuatro calles más abajo de donde vivimos, y que por ello estamos exentos de culpabilidad alguna, pues nuestro hogar, ese que con tanto esfuerzo y preocupación sacamos cada día hacia delante entre múltiples contradicciones y piedras en la vereda, se forja correctamente, pero quizás, mientras haya alguna actitud violenta que emerja por algún miembro de la especie, independientemente de los kilómetros que haya de distancia, o la religión, o la cultura, o la tradición que nos diferencie, es culpa de la sociedad en la que residimos, de la manada de este tiempo al que pertenecemos, ya que desangra en alguna manera todo proceso evolutivo y estado de superioridad que nos queramos atribuir.

Escritor Andrés Expósito (www.andresexposito.es).

[aside]

[box bg="#FF6600   " color="#fffff"] Opinión

Andrés Expósito (1971) nació en el barrio de Las Lomadas, en San Andrés y Sauces, La Palma. Actualmente reside en La Laguna, Tenerife.

Ha publicado El entrevero literario, “El dilema de la vida insinúa una alarma infinita” (2003). La novela, “El albur de los átomos”(2005) y La novela, “Historia de una fotografía” (2011).

[/box] [/aside]

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos