El cineasta Rolando Díaz preestrena el docudrama ‘Los caminos de Aissa’ en Tenerife y Gran Canaria


  • Lunes 28 de octubre de 2013 a las 20:15 en el Aguere Espacio Cultural. La Laguna.
  • Martes 29 de octubre de 2013 a las 20:15 horas en el Teatro Guiniguada. Las Palmas de Gran Canaria.

El cineasta Rolando Díaz preestrena el docudrama ‘Los caminos de Aissa’ en Tenerife y Gran Canaria.

El docudrama ‘Los caminos de Aissa’, del director Rolando Díaz, que narra la historia de la inmigrante camerunesa Aissa Mado Diop en Canarias, se preestrena la próxima semana en las Islas. Las sesiones de este nuevo filme del cineasta cubano de nacionalidad española y residente en Tenerife, tendrán lugar el próximo lunes 28, en el Aguere Espacio Cultural de La Laguna; y el martes 29, en el Teatro Guiniguada de la capital grancanaria. Ambas proyecciones son abiertas al público y darán comienzo a las 20.15 horas. 

El largometraje ha sido presentado hoy en rueda de prensa por el director general de Cultura del Gobierno de Canarias, Xerach Gutiérrez, y el director Rolando Díaz, en un acto que contó también con la asistencia de su protagonista. Según indicó Gutiérrez, se trata de una historia que sucede en Canarias pero cuya temática es universal y de máxima actualidad, que ha contado con el apoyo del área de Cultura del Gobierno para su producción.

Rolando Díaz, Xerach Gutiérrez y Aissa Mado

Rolando Díaz, Xerach Gutiérrez y Aissa Mado

Aissa es la protagonista de una historia profundamente humana. El largometraje, abordado en el estilo del docudrama, trata el tema de la inmigración, pero visto desde una óptica totalmente diferente. Esta vez, no será tratado el cómo llegaron a estas islas, sino el cómo permanecen y sobre todas las cosas, el cómo han evolucionado sus vidas, más bien su vida, ya que a pesar de la presencia en el documental de varios personajes africanos, todo está orientado hacia la vida del personaje principal: Aissa Mado Diop.

Aissa es una joven que ha tenido una vida difícil, sueña con ser una bailarina profesional y, sobre todo, con ser una cooperante social, pero ella vive en una franca y permanente contradicción con su Madre Amina, lo que provoca una intensa limitación para desarrollar sus potencialidades.

La película, rodada en Tenerife, aborda el intento de Aissa por reencontrarse, a pesar del aparente rechazo, con su madre y también con sus orígenes africanos, y para ello la historia asumirá dos caminos en apariencia contrapuestos: el mundo de la noche, del que ella es protagonista desde su muy temprana juventud, al bailarina de gogo, y el universo de la cooperación, donde establece una profunda amistad con Khaled Kouka, el voluntario exiliado tunecino que le ayudará, incluso sin proponérselo, en la búsqueda de sus orígenes.

Para hacer posible el rodaje de la película se han unido en coproducción Luna Llena Producciones S.L.,y la productora de Fuerteventura, Ventura Films, quienes han contado con el apoyo de Canarias Cultura en Red, institución del Gobierno Canario y el Cabildo de Tenerife y la colaboración especial de Casa de Teatro, una prestigiosa Institución cultural de República Dominicana. Además tendrán la cooperación del Observatorio de la Inmigración de Tenerife (OBITEN), la Universidad de La Laguna, la Cruz Roja, la Escuela de Actores de Canarias y varias Asociaciones de inmigrantes africanos en Tenerife.

La cinta tiene una vocación de universalidad indudable. Lo que cuenta está recalca el esfuerzo del ser humano por salir adelante en circunstancias difíciles.

Datos del Director

Rolando Diaz (La Habana 1947) regresa al llamado “cine de la realidad” con Los Caminos de Aissa (2014) una historia desgarradora en su sencillez que mira la inmigración desde un lado intimista, escrutando el dolor y el cisma emocional que, en cualquier cultura, significa la separación familiar y la pérdida de la identidad en el ser humano.
Díaz ha dirigido y escrito ocho largometrajes entre los que destaca el docudrama Si Me Comprendieras (1999) que estuvo presente en la sección Forum del Festival de Berlín, en el Festival Internacional de Toronto y en el de Amsterdam. Su largo de ficción Melodrama (1995) también fue seleccionado por el Forum de Berlín y por el Festival de Toronto. Ambos filmes fueron estrenados en el Lincoln Center de la Ciudad de Nueva York.
“Filmé esta película ¿expresa Díaz- porque sentí la necesidad de transmitir sentimientos muy personales. Desde que conocí a Aissa (me la presentó la Productora Verónica Franco) me atrajo muchísimo su personalidad, su constancia y su rigor, también la soltura y la necesidad (aparentemente oculta) que tenía de contar su vida”. 

“El trabajo de Aissa ¿señala Díaz- fue excelente, ella es muy disciplinada, aunque hubo momentos en que no entendía el rigor de repetir las cosas una y otra vez, sobre todo en los bailes, que tenía que ejecutar; bailar, bailar y bailar la atormentaba por momentos¿Esta acción, en ocasiones, se convertía en un sufrimiento, suceso que más bien ayudó a la intensidad dramática de algunas escenas de los bailes y las coreografías que están en la película”.

“Aissa es una persona muy emotiva ¿dice Díaz- y con muchos deseos de contar su vida. Eso me permitió un alto grado de comunicación con ella. Por otro lado, el equipo de trabajo ayudó mucho a que eso sucediera así. Aunque partíamos de un guión no convencional, donde cada personaje prácticamente interpreta su propia vida, había mucha armonía en el rodaje y eso las películas lo agradecen. Sin mi relación con el cine documental, a la manera libre en que me gusta hacerlo, la cinta no existiría. Se trata de un documental que narra un cuento real en sus sustancias, no evado las estructuras de ficción dentro de un género que me apasiona”.

“El director y su equipo son observadores que presencian y registran hechos reales. Es una película hecha con muchas ganas e “inventada” en el propio proceso de filmación. Lo que para mi cuenta es la mirada al apresar el instante, el compromiso con el personaje y sus verdades. El filme debe tener su parte de misterio, cosas que escapan a toda explicación literal”-finaliza Rolando.

Declaración de intenciones y tratamiento de dirección

Por Rolando Diaz

Me he acercado a la vida de Aissa Mado Diop, la protagonista de esta historia, para comprender un mundo aparentemente lejano (el de una emigrante joven, mujer nacida en Camerún) que se mira frente a un espejo para devolver nuestra propia imagen, es decir, para reflejar problemas que nos han aquejado a muchos de nosotros, aunque algunos no nos percatemos de esa situación. No quiero decir con ello que su experiencia es la nuestra, sino que lo que ha vivido ella, lo han sufrido muchas personas de cualquier nacionalidad y raza.

Vivimos en mundo aparentemente fragmentado, separado, y no sólo desde África hacia Europa, sino desde Latinoamérica hacia Norteamérica, desde Asia hacia el mundo, desde el campo a las ciudades, incluso desde el propio interior de las familias hacia cualquier parte…pero en realidad estamos más cerca que nunca. Los avatares de la vida común de una persona, son comunes en cualquier cultura, aunque generalmente pensemos que no es así.

Las cosas no son como antes. La interconexión de culturas y de universos disímiles es hoy en día una constante. Pero no basta con informarnos de ciertos acontecimientos: Las Pateras son un suceso del siglo XXI, pero las historias particulares y profundas de quienes viajan en ellas, siguen estando ausentes de la pantalla global.

Los Caminos de Aissa intenta hablarnos de la vida común, de una mujer común, de sus luchas individuales, de su batalla por entenderse y entender su contexto. Es la historia de una africana que nos demuestra, con hechos, cuán cerca está de nosotros.

Las diferentes maneras en que se aborda la realización de este docudrama ayudan a imaginar los abiertos senderos en que se desarrolla. Los testimonios pueden hacer variar el punto de partida, pero siempre para enriquecerlo y acentuar su carácter profundamente humano.

Aissa se ajusta al perfil de nuestros objetivos artísticos, es una joven sorprendente, llena de imaginación, ilusiones y poderío. Su tránsito por el relato fílmico le hará madurar y acercarse a las raíces de su cultura: Una tinerfeña africana, una africana tinerfeña. Una europea camerunesa y todo lo contrario; una mujer de este mundo que necesita, como su contrapartida, su madre, comprensión¿.Sólo eso.

Todo lo que se evoca en Los Caminos de Aissa, está enriquecido por los sucesos que acontecen en el entorno de los mercadillos africanos itinerantes que recorren la Isla de Tenerife y en el mundo de sucesos que encierran las asociaciones africanas en la Isla. Eso sí, se ha hecho una selección de personajes reales para que “interpreten” y enriquezcan sus propias vidas¿pero esos personajes sólo serán apuntes que confluirán en el camino de Aissa, nuestra protagonista.

Los personajes que la acompañan, están en función de una mayor comprensión de su propio yo, de ahí su relación con Khaled Kouka, su Jefe en el voluntariado de la Cruz Roja, o de las exigencias a las que la somete Encarna, la coreógrafa, o las preguntas que le hace Cristina o sus encuentros con los africanos Ana, Toyín, Lamine o Baki. 

El estilo del film es documental, las localizaciones y la fotografía contribuyen a crear una atmósfera propia, cercana al realismo visual sin abandonar la poética que conlleva el uso de la riqueza musical y danzaria, que, por ser tan cercanas a las formas de expresión de las culturas africanas (y del personaje), desempeñan un papel decisivo en la estructura del film. 

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos