Luis León Barreto. Depender del móvil es una nueva forma de adicción


23 de octubre de 2013.

Amor solo (o estar colgado-a del Whatsapp)

Depender del móvil es una nueva forma de adicción

Por Luis León Barreto

movilesPese a la crisis y a la continua movilidad de usuarios y ofertas de las compañías, en España a fecha de junio de 2013 hay 51 millones de líneas de teléfonos móviles y 19 millones de líneas de teléfono fijo. Hay muchos más teléfonos móviles que habitantes, ya que la población es de 46.704.314 habitantes, con importantes pérdidas desde el año pasado por la nueva emigración al extranjero. Y, a pesar de tanta hipercomunicación, con tanto whatsapp que va y viene, todo el mundo dándole a la tecla incluso cuando cruza un paso de peatones, la gente se siente vacía. Ya no se trata de una adicción, se trata de una verdadera esclavitud, casi una patología no solo entre jóvenes y adolescentes. Porque la comunicación ha derivado en un anecdotario efímero e insustancial. La sociedad se deshumaniza con tal prisa que desde hace años en algunas iglesias de Italia se han instalado confesionarios automáticos, en los que echas unas monedas, confiesas tus pecados y una maquinita te impone la penitencia. La soledad golpea en el asfalto. La soledad fue “la peste del siglo XX”, según los psicólogos. Bueno: será también del XXI. Un 35 por ciento de la población entre 25 y 40 años vive sola en nuestro país, en las grandes ciudades se incrementa el número de ancianos que viven apartados, y que en algunos casos mueren solos. El Teléfono de la Esperanza recibe más de trescientas mil llamadas anuales. Dentro de la cultura cibernética, crece la tendencia de practicar el sexo ante la pantalla de un ordenador. En la mitología grecolatina, de la cual somos directos descendientes, Platón cuenta cómo el padre de los dioses, Zeus, cortó por la mitad a los seres humanos. Y éstos sintieron un horror tan insoportable que empezaron a buscar desesperadamente su mitad perdida. Encontrarse a sí mismo, hallar una buena relación, no resulta fácil. Unas tres mil personas se suicidan diariamente en el mundo, lo que supone que cada tres segundos una persona se quita la vida. Un problema de salud pública evitable, según la Organización Mundial de la Salud, con un correcto tratamiento a las personas que padecen algún tipo de problema.

Para salir del aislamiento es preciso un primer contacto: con el interior de cada uno de nosotros, y después con los demás: familia, amigos, entorno laboral o incluso personas con las que sólo cruzamos un saludo en el ascensor. Hoy, cada vez con más familias monoparentales tras el incremento del divorcio, lo importante habría de ser aprender a convivir con la soledad, no dramatizarla. En EEUU el 26 por ciento de la población se califica de solitarios crónicos. Pero hay tanta soledad entre los solteros como en los casados, las amistades son superficiales y oportunistas. Se tiene la impresión de que muchos casados y casadas flirtean por internet para superar su rutina. La noche agranda la angustia, de ahí el éxito de los programas radiofónicos, en los que ha vuelto el contenido emocional, intimista. Los constructores y las inmobiliarias saben también que –pese al bajón del ladrillo- los inmigrantes y los divorcios animan el mercado, incluso en los supermercados se empiezan a ofrecer raciones para una persona. Leer ayudaría a superar la soledad pero no somos un pueblo de lectores. Entonces, hay que aprender terapias personales. Cultivar una afición, acercarse al arte, entender que la vida es algo más que utilidad, dinero y prisa.

www.blogdeleonbarreto.blogspot.com

 

[aside] [box bg="#ff6600 " color="#fffff"]

Opinión

Luis León Barreto

Ver ficha completa>>

[/box] [/aside]
Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos