Profetas de Mueble Bar vuelve a la escena con “Suicidio de un actor frustado” de Juan de la Cruz


Los días 9 y 10 de Noviembre de 2012.

A las 19:00 horas en el Teatro Cuyas de Las Palmas de Gran Canaria.

Suicidio de un actor frustado, de Juan de la Cruz

Profetas de Mueble Bar vuelve a la escena con “una especie de comedia con ciertos ribetes melodramáticos y sentimentales”, firmada por Juan de la Cruz y representada por el actor José Luis Rubio. Precio de las entradas 3 euros.

Según el autor, en Suicidio de un actor frustado “la acción comienza abruptamente en el hogar del actor que no es otro que un destartalado-desordenado cuartucho. Todo objeto indicativo del hecho teatral puede estar incluido: libros, libretos, máscaras, sombreros, vestidos, bastones, telas enormes, Shakespeare, prendas femeninas… El ambiente general de este cuarto podría expresarse en “promesa por cumplir” o “esperanza por llegar” o “ilusión desencantada” o… Es como si la esperanza en el futuro fuera ya cosa del pasado. Ciertamente, el presente es algo irrealizado; hay una relación entre pasado y futuro, pero el presente de este actor frustrado no existe”.

El teatro de Juan de la Cruz Rosario, es un teatro donde los personajes parecen máscaras (en el sentido más antiguo del término, de amplificación de nuestra alma), que nos reflejan de forma muchas veces grotesca, otras incisiva, otras no sabemos cómo, pero perfectamente reconocibles.

Es teatro de la emoción, del gesto, de la palabra, del silencio… que busca, incidiendo en cada elemento de una manera artística, provocar una reacción en el público. Es un teatro que va a la raíz, es decir, que sabe que está en el escenario y que está el público, que el tiempo de la representación es tiempo de comunicación; donde vamos a traer al presente, a representar, la vida condensada que nos devolverá a nuestra propia vida después de una catarsis de sensaciones.

Suicidio de un actor frustado, de Juan de la Cruz

Es un teatro lúdico, pues lo lúdico es esencia del arte. Es ritmo, contraste, verdad en el escenario, conflicto… es volumen, es forma y es lo invisible. Un teatro singular que nace de una profunda convicción artística. Es teatral, muy teatral, lleva su teatro un poco de todos los géneros: drama, tragedia, comedia, farsa, esperpento, absurdo… que el autor mezcla y reinventa a su antojo, reelaborándolos y saliéndose de ellos para configurar un teatro propio, distinto, al que es muy difícil de etiquetar.

Puro teatro para su disfrute.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos