“Si, vendetta… Leo Nucci y Elena Mosuc bis histórico en homenaje a Verdi”


[wide]

RIGOLETTO

[/wide]

1 de noviembre de 2013.

“Si, vendetta… Leo Nucci y Elena Mosuc bis histórico en homenaje a Verdi”

Palacio Euskalduna Bilbao 28-10-2013″

En el Bicentenario del nacimiento de Verdi, la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO-OLBE) dentro de su programa Tutto Verdi ofrecía “Rigoletto” una de las grandes óperas del genial compositor de Busseto con un largamente esperado Leo Nucci en el rol principal. La expectación era máxima ya que el barítono italiano, sin duda alguna el mejor Rigoletto de las últimas décadas, estaba brindando momentos históricos en los últimos tiempos por los teatros españoles tras la gran repercusión que tuvo el bis “Si, vendetta” en el Teatro Real de Madrid.

La ópera es ante todo emoción y Nucci que biseó el “Si, vendetta” en las cuatro representaciones del Euskalduna de Bilbao, regaló a sus 71 años al público vasco emociones que perdurarán en la memoria de los afortunados que pudimos asistir a alguno de esos mágicos momentos operísticos.

La noche además se completo con la gran actuación de la soprano rumana Elena Mosuc que debutaba en ABAO-OLBE en la serie y que constituyó la gran sorpresa de la noche. El bis “Si, vendetta” es cosa de dos y la “Gilda” que ofreció la cantante rumana brilló en todo momento a la gran altura que exigía el “Rigoletto” de Nucci.

Desde estas líneas aprovecho la ocasión para felicitar a ABAO-OLBE por el maravilloso acierto de programación en el 60 aniversario de su fundación convirtiendo durante estos días de octubre a Bilbao en una de las capitales mundiales de la lírica. En la Staatsoper de Viena se ha programado un ciclo de “Rigolettos” en el mes de abril del 2014 con Leo Nucci, de ahí que debamos reconocer el mérito enorme de Bilbao y su gran acierto al contratar al barítono italiano así como el de Sevilla, Coruña y Las Palmas las pasadas temporadas.

“Rigoletto”

“Rigoletto”

- Conte di Monterone; el bajo nacido en Las Palmas de Gran Canaria José Antonio García que debutaba en la serie en ABAO-OLBE desperdició en mi opinión una gran oportunidad que podría haber impulsado aún mas su carrera. La repercusión que iban a tener los Rigolettos con Leo Nucci en Bilbao iba a ser enorme y el joven cantante canario no brilló como la ocasión lo merecía. No era la primera vez que cantaba con Nucci (ya lo había hecho en Coruña) de ahí que no podamos achacar a los nervios y la presión que su voz no brillara a gran altura. El Euskalduna de todas formas es un auditorio muy difícil que exige una potente voz si se quiere llegar a todo el público y este detalle pudo jugar en contra del joven bajo canario. A nivel puramente interpretativo estuvo bastante convincente y será muy interesante verlo en el futuro en otro tipo de papeles.

- Sparafucile; el rol del sicario corrió a cargo del bajo Felipe Bou que constituyó la gran sorpresa de la noche junto a la soprano Elena Mosuc. Es un cantante que posee una gran voz como demostró en sus intervenciones del primer acto donde estuvo incluso por encima de un Nucci que a su edad intenta dosificarse para llegar a los dos últimos actos en plenitud de facultades. Dotado además de grandes dotes interpretativas, en el tercer acto demostró de nuevo que posee un gran fraseo y una depurada técnica vocal ideal para este tipo de papeles. Desde aquí auguro una prometedora carrera para este artista.

- Maddalena; la mezzosoprano ucraniana Iryna Zhytynska una habitual de la Ópera de Kiev, ofreció una gran credibilidad en la parte interpretativa (su gran belleza ayuda mucho así como las dotes de seducción que caracterizan al personaje) y podemos afirmar que posee una bella voz de mezzo aunque la notamos algo escasa de potencia en el cuarteto “Bella figlia dell´ amore” donde no brilló a la altura de sus compañeros. Repetimos una vez más que un gran auditorio de las características del Euskalduna puede ser un gran hándicap para cantantes que no posean una voz potente e intensa. En lineas generales estuvo convincente y habrá que seguirla en otros roles más agradecidos como Zerlina o Dorabella donde sus cualidades vocales puedan brillar mucho más.

- Duca di Mantova; el tenor jerezano Ismael Jordi que pese a poseer una voz lírica-ligera que no era la más idónea para afrontar el rol del Duque de Mantua nos sorprendió por una potencia poco frecuente en este tipo de tenores ya que vocalmente llegaba a todos los rincones del teatro. Con mas de diez años de carrera a sus espaldas este antiguo alumno de Kraus está desarrollando una carrera con paciencia e inteligencia, eligiendo muy bien los roles a cantar lo que dice mucho a su favor y desde aquí le pronosticamos una brillante carrera futura si no se sale de el repertorio mas idóneo para su voz. Gustó mucho en el aria de salida “Questa quella” del primer acto y me sorprendió gratamente en la difícil “Ella mi fu rapita…Parmi veder le lagrime” del inicio del segundo acto donde demostró que posee un perfecto fraseo, una gran musicalidad y una técnica tan depurada que hacen que su voz sea percibida por el público como muy grande y potente. Una pena el agudo de la cabaletta final y ciertas notas altas donde se mostró un poco inseguro a lo largo de la noche lo que no empañan su gran actuación en general. Entusiasmó al público bilbaíno con la archifamosa “La donna e mobile” y sorprendentemente estuvo por encima en intensidad vocal del resto de compañeros en el cuarteto “Bella figlia del amore” que afrontó con valentía y simplemente bordó. Pocas veces había escuchado a un tenor lírico-ligero tan potente vocalmente como Ismael Jordi de ahí que si llega algún día llega a pulir del todo sus agudos (a los que no debe temer ya que cualidades vocales se intuye que le sobran) se convertirá uno de los mejores tenores en su tesitura del panorama lírico mundial.

- Gilda; podemos calificar de brillante la actuación de la soprano rumana Elena Mosuc que debutaba en la serie (la premiere fue el día 19 de octubre) en ABAO-OLBE, cuya bellísima voz es un verdadero regalo para los oídos. Convincente y acertada en la parte actuada y muy segura durante toda la noche en los agudos, regaló unos pianissimos inverosímiles en el aria “Gualtier Maldé!… Caro nome” que ejecutó como pocas veces antes habíamos escuchado. Canta con un gusto exquisito y posee una técnica impresionante como demostró en todas sus intervenciones del segundo acto convirtiéndose en la gran triunfadora de la noche junto al gran Leo Nucci al brindar a los allí presentes un “Si, vendetta” con bis incluido para el recuerdo. En el tercer acto estuvo simplemente sublime y fue la cantante que arrancó las mayores ovaciones cuando salió a saludar al final de la representación. Ahora entendemos su reciente éxito en la Scala de Milán interpretando a la hija del jorobado bufón. La presentación de Mosuc en el Euskalduna de Bilbao ha sido un gran descubrimiento para los que no la conocíamos y la gran sorpresa de la noche, todo un gran acierto por parte de los responsables de ABAO demostrando una vez más que saben de qué va esto.

-Rigoletto; el barítono italiano Leo Nucci que a sus 71 años de edad, emocionó al público asistente con un bis histórico que ya había realizado durante las anteriores representaciones en el Euskalduna de Bilbao. Tras 35 años de carrera y más de 450 funciones a sus espaldas interpretando al bufón verdiano el papel le viene a Nucci como anillo al dedo, de ahí que resolviera la parte interpretativa de manera magistral. Su impecable caracterización junto al gran acierto plástico y visual por parte de los encargados de vestuario al destacarlo del resto vistiéndolo de rojo, dotaron al personaje de personalidad propia. No es de extrañar que cuando Verdi concebió su “Rigoletto” a mediados del siglo XIX seguramente estuvo pensando en Leo Nucci para el papel del jorobado bufón. Tras un primer acto de calentamiento a nivel vocal (la parte dramática estuvo muy lograda) donde no sacó del todo su gran voz, Nucci supo dosificarse de manera muy inteligente para llegar pletórico de voz al momento culminante de la noche: el duo “Si,vendetta” que biseó y de qué manera con una nota final que se alargó una eternidad y que permanecerá para siempre en la memoria de los buenos aficionados. El genial barítono de Bologna, tirando de maestría y una gran veteranía afrontó con una gran intensidad vocal los actos segundo y tercero llegando a emocionar al público cuando sacó lo mejor de si mismo. El final junto a una Gilda moribunda fue de antología y las ovaciones que le siguieron apoteósicas. Gracias a la increíble actuación interpretativa y vocal de su majestad Don Leo Rigoletto Nucci, los espectadores de Bilbao tuvimos el privilegio de asistir a una histórica velada operística que jamás olvidaremos.

- Director Musical, el granadino Miguel Angel Gómez Martínez que tuvo una actuación muy desigual durante toda la noche. Acompañó irregularmente a los cantantes en muchas fases de la representación, marcando unos tempos nada apropiados. No brilló en el preludio y aunque se entregó con más entusiasmo en el pasaje decisivo orquestalmente hablando de la tormenta, en conjunto su dirección llegó por momentos a aburrir por su lentitud y monotonía. En definitiva aunque no dirigió mal del todo en su conjunto, apenas transmitió durante toda la noche y creemos que Verdi (en fecha tan señalada) y un reparto de esta categoría merecían a otro director al frente de la Orquesta Sinfónica de Bilbao.

En definitiva, una excelente producción a cargo de ABAO en colaboración con el Teatro Nacional San Carlos de Lisboa, con un acertado trabajo de Dirección de Escena por parte de Emilio Sagi que rebosa originalidad y que en ningún momento dificulta la labor de los cantantes. El vestuario rojo de Rigoletto basado en el cuadro “Bufones jugando al cochonnet” del pintor bilbaíno Eduardo Zamacois, del que mi gran amigo Ignacio Burgos Otamendi en alguna ocasión me había hablado, es todo un acierto al colocar al personaje principal de la obra en un lugar destacado y diferenciado que el público agradece ya que le facilita el entendimiento de la trama. La gran voz de Nucci y su logradísima interpretación unidas a este portentoso efecto fotográfico y visual dotan al carismático bufón de una caracterización y personalidad externa propia pocas veces antes vista.

La ópera debe ser ante todo emoción y debe despertar la pasión de los buenos aficionados con detalles como los que regaló con sus bises durante las cuatro funciones en Bilbao Leo Nucci, Kammersänger y Ehrenmitglied de la Opera Estatal de Viena así como Miembro de Honor del Proyecto Tutto Verdi. Por eso desde aquí quiero felicitar la Asociación Bilbaína de Amigos de la Opera por los momentos mágicos vividos en el Palacio de la Música Euskalduna que son los que realmente hacen afición.

Enhorabuena y muchas gracias ABAO por incluir en su 62 Temporada de Ópera 2013-14 este histórico e inolvidable “Rigoletto”, la mejor manera posible de homenajear al gran Giuseppe Verdi en el Bicentenario de su nacimiento.

Por José Nogueira

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos