TEA acoge la representación de ‘Crimen’, del canario Agustín Espinosa


  • Los días 8, 15, 22 y 29 de noviembre de 2014.
  • A las 20:00 horas en el TEA Tenerife Espacio de las Artes. Santa Cruz de Tenerife.

TEA Tenerife Espacio de las Artes acoge la representación de ‘Crimen’, del canario Agustín Espinosa.

Es una actividad paralela a la exposición de Óscar Domínguez ‘Entre el mito y el sueño’.

El Cabildo presenta en TEA Tenerife Espacio de las Artes la adaptación teatral de la obra surrealista ‘Crimen’, escrita por el canario Agustín Espinosa en el año 1934. Se trata de una actividad paralela a la exposición permanente de ‘Óscar Domínguez, entre el mito y el sueño’ que fue inaugurada a principios de año en este centro de arte contemporáneo. Tendrá lugar los días 8, 15, 22 y 29 de noviembre a las 20,00 horas.

El consejero insular de Cultura y Patrimonio Histórico, Cristóbal de la Rosa, informó este jueves, en rueda de prensa, de que habrá cuatro representaciones para alumnos de la disciplina de Artes Escénicas. Así, indicó que “esta actividad habla del surrealismo y de Óscar Domínguez a través de un recurso diferente como es la representación teatral”.

De igual modo Isidro Hernández, comisario de la exposición de Óscar Domínguez, informó de que “se trata de la obra cumbre del surrealismo literario escrita en lengua española, de la que en 2014 se celebran los 80 años de su publicación”. “Es un poema en prosa –añadió- con un contenido onírico que toma su aliento del humor negro”.

El reparto de esta producción de TEA Tenerife Espacio de las Artes está compuesto por el director, Enzo Scala, la actriz, Nuhr Jojo, el responsable del espacio escénico, Clemente Noda, espacio escenográfico de la exposición ‘Óscar Domínguez, entre el mito y el sueño’, Samuel Cabrera e Isidro Hernández, espacio sonoro, Samuel Aguilar Pereyra, creación y realización del vestuario, Ignacio Dorta, construcción del decorado, José Soriano, proyección gráfica, sonido y luz, Carlos Ramos, y fotografía, Manolo Torres.

Enzo Scala agradeció a TEA su apuesta por esta representación “que realiza un discurso para un grupo reducido”. Por su parte, la actriz Nuhr Jojo alabó el texto de Espinosa y lo calificó de “maravilla divina de las letras”. También señaló que es la primera vez que se representa íntegramente el texto de ‘Crimen’.

La cubierta del libro fue ilustrada por el propio Óscar Domínguez y editada por la ‘Gaceta del Arte’, revista de vanguardia que lideró Eduardo Westherdal. Así, ‘Crimen’ realza todo el sentimiento del movimiento surrealista. Se estructura en cuatro partes coincidiendo con las estaciones del año donde se desarrollan varios relatos en cada una. Está publicada como una novela, pero no sigue los patrones de una novela común. Comienza con un prólogo, seguido de las estaciones, primavera, verano, otoño, invierno y un epílogo para finalizar. Fusiona varios géneros escritos en prosa en la que se puede incluir la novela, el cuento y el diario.

Además, incorpora las características propias del surrealismo como los sueños, el erotismo, la imaginación, lo irracional, la falta de patrones, el humor negro, relatos macabros, sadismo, la crítica a las tradiciones, así como a la religión y aspectos cotidianos de la época. Todos los relatos de la obra son narraciones en primera y tercera persona. No existe una idea principal, pero sí que menciona constantemente a una mujer, María Ana, la supuesta mujer del narrador a la que ha asesinado y la importancia de ésta, puesto que aparece en la mayoría de los relatos, de una forma o de otra.

Agustín Espinosa nace el 23 de marzo de 1897 en Puerto de la Cruz, en donde reside hasta los doce años. Cursó los estudios de Enseñanza Media en el Instituto Provincial de La Laguna (Tenerife) entre 1911 y 1917. Su primera muestra poética la publica cuando contaba veinte años en la revista modernista de Tenerife Castalia –creada y dirigida por el escritor y político Luis Rodríguez Figueroa.

Cabe recordar que la exposición ‘Óscar Domínguez: entre el mito y el sueño’ incluye obras pertenecientes a su período de influencia daliniana de principios de los años treinta –La bola roja (1933) o Le dimanche (1935)–; pasando por la genialidad de sus pinturas cósmicas –Los platillos volantes (1939)– y superando el período metafísico y la asimilación del estilo picassiano, ya en la década de los cuarenta –Mujer sobre el diván (1942)–; hasta alcanzar su técnica del triple trazo y, posteriormente, la etapa informalista que caracteriza a sus últimas obras –Delphes (1957). Asimismo, la muestra incorpora dos importantes autorretratos del pintor, como son el autorretrato con gesto suicida de 1933 y el autorretrato con cabeza de toro de 1941, dos piezas clave para adentrarnos en la personalidad del atista y su manera de entender tanto la vida como la pintura.

El conjunto de obras expuesto pertenece, en su mayor parte, a la Colección que sobre el pintor canario ha ido formando el Cabildo de Tenerife a lo largo de varias décadas, si bien se han incorporado algunas piezas procedentes de colecciones particulares y de varias instituciones canarias.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos