TEA Tenerife Espacio de las Artes organiza una visita guiada a la exposición ‘Piel de gallina. Regina José Galindo’


[wide]

piel de gallina

[/wide]

Martes 29 de Enero de 2013.

A partir de las 18:00 horas en el Tenerife Espacio de las Artes. Santa Cruz de Tenerife.

TEA organiza una visita guiada a la exposición ‘Piel de gallina. Regina José Galindo’.

Los escolares, integrantes de la Generación TEA, trabajaron con periódicos locales y noticias sobre la crisis.

TEA Tenerife Espacio de las Artes ha organizado el próximo martes día 29, a partir de las 18,00 horas, una visita guiada a la exposición Piel de gallina. Regina José Galindo. Las personas interesadas pueden reservar su plaza en el 922 84 90 90, de martes a domingo, de 10,00 a 20,00 horas. El recorrido lo harán acompañados de la conservadora de TEA, Yolanda Peralta. Esta muestra Piel de gallina. Regina José Galindo es una coproducción del centro de arte contemporáneo del Cabildo de Tenerife con Artium-Vitoria y el CAAM. Se trata de la primera exposición en España de Regina José Galindo, una artista cuyas performances son metáforas del sufrimiento y la justicia social y que se puede ver en TEA hasta el 31 de marzo.

La visita guiada permitirá que Yolanda Peralta ofrezca detalles de esta muestra, la primera que se dedica en España a la artista guatemalteca. Una exposición con vídeos y fotografías de sus performances desde 1999, junto con objetos, algunos de ellos con carácter escultórico, como rastros de acciones y fetiches de un duelo constante.

La exposición -comisariada por Blanca de la Torre (León, 1977)- está organizada en cinco espacios diferenciados. En el primero de ellos, la enunciación es el vehículo para expresar los conceptos y la palabra. Comienza con el vídeo de su primera performance, Lo voy a gritar al viento (1999), en la que, colgada de un edificio público lee sus poemas, y concluye con el de Perra (2005), en el que escribe esta palabra sobre uno de sus muslos como denuncia de los ataques contra mujeres en Guatemala, donde aparecían cuerpos torturados y con inscripciones hechas a cuchillo. El cielo llora tanto que debería ser mujer (1999), El dolor en un pañuelo (1999) y No perdemos nada con nacer (2000) son performances cuyos vídeos se proyectan en este ámbito.

En el segundo espacio Regina Galindo se muestra al espectador como un cuerpo desdoblado, colocado en la piel del otro, del que sufre o está sometido a la injusticia. Aquí se presentan registros de performances como Mientras, ellos siguen libres (2007), en la que, embarazada de ocho meses, la artista permaneció tumbada y atada a una cama como en los relatos de las mujeres indígenas embarazadas violadas durante el conflicto armado de Guatemala en los años 70 y 80, en los que se produjo un auténtico genocidio indígena. En Recorte por la línea (2005), un cotizado cirujano plástico marca sobre el cuerpo de la artista las áreas que deberían ser intervenidas para tener un cuerpo perfecto según los cánones estéticos de la sociedad occidental. Lucha (2002) y Angelina (2001) son performances presentes en esta área de la exposición.

El tercer ámbito de Piel de gallina es el de la melancolía y duelo; en él pueden verse las obras quizás más descarnadas de Regina Galindo, aquellas en las que se explicitan situaciones de tortura que remiten al sufrimiento y la muerte de otros. En Confesión (2007), la artista se somete al conocido como “submarino”, una práctica en la que la cabeza de la víctima es sumergida en un líquido para provocar el efecto del ahogamiento. En 150.000 voltios (2007), Galindo recibe una descarga de un dispositivo eléctrico utilizado por la policía guatemalteca para detener sospechosos. Cepo (2007), Peso (2006) y Limpieza social (2006) están también en esta estancia.

Hay en Piel de gallina un espacio central en el que Regina José Galindo construye una ficción sobre la Bienal de Venecia, para la que ha sido seleccionada cuatro veces y en la que, en 2005, ganó el prestigioso León de Oro. Una reproducción del galardón, en el centro del espacio, articula la ubicación de obras contundentes como ¿Quién puede borrar las huellas? (2003), performance en la que Regina Galindo recorre la distancia entre la Corte de Constitucionalidad y el Palacio Nacional de Guatemala descalza y dejando un rastro de huellas de sangre en memoria de las víctimas del conflicto interno y como denuncia de la candidatura presidencial del genocida y golpista Efraín Ríos Montt. O Golpes (2005), en la que, encerrada en un pequeño cubículo la artista se da un golpe por cada una de las mujeres asesinadas en Guatemala entre el 1 de enero y el nueve de junio de 2005. Himenoplastia (2004), Piel (2001) y Saqueo (2010) completan este ámbito, en el que se cuestiona sobre las implicaciones y contradicciones de participar en eventos del tipo de la Bienal de Venecia y el efecto sobre su trayectoria artística.

La exposición concluye en dos espacios protagonizados por performances en las que las acciones se transfieren a otros, bien como aquél sobre el que recae directamente la acción, como un personaje más o como un agente sin el que la acción no sucedería. Es el caso de Caparazón (2010), performance en la que la artista se refugia en posición fetal bajo una cúpula transparente blindada mientras una serie de hombres golpean la superficie con palos hasta romperlos. O el de Hermana (2010), en el que una mujer indígena guatemalteca agrede reiteradamente a la artista. Objeto (2010), Punto ciego (2010), Joroba (2010), XX (2007), La conquista (2009) y Marabunta (2012) se encuentran también en este espacio.

Print Friendly
bannerdestacadosrevista

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de Canarias.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos